La marea baja provocó que las calles de la famosa ciudad italiana se hayan quedado prácticamente secas.

Venecia, la ciudad que se caracteriza por sus calles de agua se ha quedado casi seca. Esto se debe a un fenómeno de mareas. La disminución del nivel del agua dejó a algunos canales vacíos lo que provocó que muchas góndolas abandonen su actividad y que las postales de un impactante punto turístico ya no se vean como antes.

La ciudad del norte de Italia, que ya ha sido golpeada duramente por la baja del turismo por el contexto de la pandemia del coronavirus, ahora también se ve impactada por las bajas de las aguas.

Esta no es la primera vez que sucede y ha sufrido también lo contrario: inundaciones. En enero del año pasado, tras una excepcional marea alta que afectó a Venecia, casi dos meses después los canales se vieron afectados por el fenómeno climático conocido como “secche della Befana”, o “sequías de la Befana”, algo que ocurre cerca de cada 6 de enero, cuando en Italia se celebra “la Befana”.

Según los datos del Centro de Informes y Pronóstico de Mareas de Venecia, que publicó Sputnik News, desde el 24 de febrero los niveles de agua se encuentran “por debajo de los valores normales”, los que habitualmente están entre los 50 y los 79 centímetros, pero en las dos últimas semanas las mareas han producido que el agua casi haya desaparecido.

El fenómeno del agua baja se contrapone con la marea alta que sufrió Venecia en 2019, donde se produjeron graves inundaciones cuando el agua llegó a alcanzar unos 166 centímetros. Una cifra que hacía medio siglo no sucedía, cuando en ese entonces había alcanzado 187 centímetros de altura.