El exjefe del Ejército Argentino César Milani, su mujer y varios empleados fueron asaltados por al menos cinco delincuentes que irrumpieron en su casa del partido bonaerense de San Isidro, y por la dinámica del hecho el militar retirado dijo que cree que la banda estaba integrada por “miembros de alguna fuerza de seguridad”.

Sin embargo, fuentes judiciales aclararon que aún no hay ningún elemento que avale esa hipótesis y que todo hace indicar que se trató de un hecho “al voleo”.

“No era un grupo cualquiera, eran profesionales, actuaron como una especie de grupo comando; huelo que atrás de esto hay personal de una fuerza de seguridad, posiblemente alguna fuerza de seguridad que esté en alguna situación anómala o fuera de la fuerza”, dijo esta mañana a la prensa Milani en la puerta de su vivienda.

Se conoce el veredicto a César Milani por la desaparición del soldado Ledo

El hecho, denunciado por el propio militar, ocurrió el martes pasado al mediodía en el domicilio situado en O’Higgins 3636, cuando Milani estaba en la vereda de la casa con un contratista que hacía refacciones, mientras que adentro se hallaban su esposa, la empleada doméstica y seis obreros.

“El portón estaba abierto porque estaban haciendo refacciones. Entraron primero tres o cuatro personas, yo justo salí a la vereda y aparecieron una o dos más que nos metieron adentro. Estuvieron aproximadamente 15 o 20 minutos, estaban todos fuertemente armados, con armas importantes, 9 milímetros y 45”, detalló el militar, quien agregó que inicialmente pensó que querían llevárselo a él cautivo.

Según la denuncia formulada luego por Milani en sede policial, los delincuentes llevaron a todas las víctimas a la planta superior de la casa, donde las encerraron en un vestidor mientras se apoderaban de dinero, objetos de valor y de dos arnas del exjefe del Ejército: una pistola Browning calibre 9 milímetros otorgada por esa institución y una semiautomática calibre 40.

Detuvieron al jefe de una peligrosa banda que robaba autos

“Tenían 30 años, 35 años, pelo más bien corto, actuaban con mucha naturalidad, no era personal que estaba drogado, ni alcoholizado, ni fuera de sus cabales. Estaban totalmente tranquilos, siempre con armas afuera pero hacia abajo”, describió el exjefe del Ejército, quien recordó que incluso uno de los ladrones llevaba un arma en la espalda.

El militar retirado dijo que él prefirió no enfrentarlos, a pesar de que tenía armas en su casa que podría haber usado, ya que imaginó que esa situación podría haber producido daño físico a alguna de las personas que estaban en su casa.

“Podría haber hecho uso de alguna de ellas pero no quise porque estaba mi esposa, la chica que trabaja en casa, el contratista y seis obreros. Eran cinco hombres armados, si yo hubiera hecho alguna cuestión de querer usar un arma seguramente hubiésemos tenido un desgracia personal”, comentó.

Tras concretar el robo, los cinco delincuentes escaparon en un Volkswagen Gol gris que luego fue hallado abandonado en la zona, y se analiza si tuvieron de apoyo a una camioneta Ford EcoSport negra.

En tanto, Milani, la esposa y los empleados lograron romper la puerta del vestidor y salir, tras lo cual llamaron a la policía y pulsaron el botón antipánico de la empresa de seguridad que tienen contratada para la casa.

La causa se encuentra a cargo de la fiscal de Boulogne Paula Hertrig, quien dispuso diversas medidas para avanzar en la pesquisa.

Fuentes judiciales indicaron que si bien Milani sugirió que podría haber miembros de alguna fuerza de seguridad, por el momento eso no está acreditado y que pudieron ser delincuentes que ya vienen actuando en la zona “al voleo”.

“Aprovecharon que el portón estaba abierto y vieron la posibilidad para entrar”, dijo a Télam uno de los investigadores.

Si bien no coincide el auto ni el número de delincuentes -actuaron dos-, por el modus operandi la fiscalía tampoco descarta que se trate de la misma banda que el domingo pasado cometió otra entradera a un matrimonio de ancianos de La Horqueta, donde la víctima mujer terminó con el tabique fracturado.

Milani aseguró que la policía cuenta con las imágenes de las cámaras de seguridad de su casa y de los vecinos, en las que quedaron registrados todos los movimientos de los delincuentes, y que además el contratista aportó datos con los que se realizaron dos identikits del rostro de dos delincuentes.

“Aprovecho para decir a las autoridades policiales y provinciales de seguridad que tienen todos los elementos, como los autos, las patentes y dos identikits, para determinar quiénes estaban en mi casa”, manifestó Milani.

Los voceros judiciales reconocieron la existencia de esos videos de la casa de Milani -aunque aclararon que no son de buena calidad-, de propiedades vecinas y del municipio, con los que intentan reconstruir el recorrido del auto Gol usado por la banda y descubrir si efectivamente actuaron con algún otro vehículo de apoyo.

“Al auto se lo vio circular cerca de la villa Santa Rita y tenía una patente adulterada. Lo estamos peritando en busca de huellas que permitan identificar a algunos de los asaltantes”, comentó una de las fuentes consultadas.

En alguna de esas filmaciones se pudo advertir que uno de los delincuentes tiene una renguera producto de alguna dificultad en una pierna, confió uno de los informantes.

Junto con la fiscal trabajaban efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro y de la comisaría de La Horqueta.