“Afortunadamente no hemos tenido víctimas aquí”, aseguró Chryssoula Katsiouli, empleada en la alcaldía de Elasona, un municipio cerca de los pueblos de Damasi, Mesochori, Amouri, Domeniko y Tirnavos afectados por los sismos.En las aldeas ubicadas a unos 250 kilómetros al norte de Atenas, se levantaron “nuevas tiendas de campaña”.

Un nuevo sismo en la región griega de Larisa obligó a cientos de personas de pueblos de la zona central de ese país a pasar la noche del jueves al viernes, en carpas o en sus coches, aunque no se registraron víctimas.

El sismo de 5,6 grados de magnitud, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) y de 5,9 según el Observatorio de Atenas, ocurrió en la noche del jueves, un día después del terremoto de 6,3 que dejó 11 heridos, daños en más de 300 casas vetustas, hospitales, escuelas e iglesias.

“Afortunadamente no hemos tenido víctimas aquí”, aseguró Chryssoula Katsiouli, empleada en la alcaldía de Elasona, un municipio cerca de los pueblos de Damasi, Mesochori, Amouri, Domeniko y Tirnavos afectados por los sismos.

El nuevo sismo causó pánico entre la población de las aldeas ubicadas a unos 250 kilómetros al norte de Atenas, donde se están levantando “nuevas tiendas de campaña” para asistir a los habitantes, dijo Katsiouli.

“Todos hemos tenido mucho miedo, la gente salió de nuevo a la calle el jueves en la noche y muchas personas pasaron las noches en sus vehículos”, manifestó la empleada.

En tanto, el prefecto de Tesalia, Konstantinos Agorastos, declaró este viernes en la televisión pública Ert que no había habido nuevos desprendimientos después del segundo terremoto, pero que “el estado de los edificios dañados el miércoles se agravó”.

Los habitantes de esa región “tienen miedo de volver a sus casas o de ir a hoteles”, dijo Agorastos, antes de participar en una reunión en Larisa con funcionarios de protección civil y alcaldes de la región, consignó la agencia de noticias AFP.

Como consecuencia de este nuevo sismo, cayeron rocas en Kalabaka, cerca de Meteoros, un sitio geológico declarado patrimonio de la humanidad de la Unesco, que abarca una veintena de monasterios ortodoxos, a 90 kilómetros al noroeste del epicentro, informó un un funcionario de la oficina de prensa de los bomberos.

La sacudida telúrica del jueves se produjo 5 kilómetros al norte del epicentro de la de miércoles que estaba a 16 kilómetros de Elasona, precisó a los medios de comunicación el sismólogo griego Efthymis Lekkas, quien estimó que no se trata de una réplica sino de un nuevo sismo.

Varias réplicas de entre 4,1 y 5,7 se registraron tras los dos sismos que sacudieron la región.