El hecho ocurrió en la ciudad de Neuquén, durante la disputa de un torneo amateur. Tras el escándalo, la comisión directiva de Atlético Neuquén, el club donde jugaba el chico de 9 años, decidió echar de por vida a la familia del agresor.

Un hombre fue detenido tras agredir mediante trompadas a dos entrenadores de un club local de la ciudad de Neuquén, luego de que le reclamara a los técnicos que su hijo “había jugado poco” en un partido de fútbol de una liga infantil, en el cual el local ganó por dos tantos contra uno.

El agresor era el padre de un nene de 9 años que jugaba en el equipo Atlético Neuquén, que había derrotado a Pagonia y se había clasificado a la final de la Copa de Plata en la categoría 2011 en un torneo infantil.

El técnico agredido que fue llevado al hospital.
A pesar de los festejos de todos los padres y madres del club, uno de ellos, identificado con el apellido Parada, en una escalada de violencia trompeó a Martín Serrano y Julio Martín, quienes fueron víctimas de la terrible agresió.

Tras el golpe, los dos debieron ser hospitalizados. Además, los testigos del hecho relataron que varios hombres y mujeres que quisieron contener al agresor, también recibieron golpes del desesperado padre.

Luego del escándalo, el club emitió un comunicado este viernes repudiando lo ocurrido y su presidente Juan Gutiérrez detallo al diario local LM Neuquén, que no permitirán más el ingreso de esta familia al club, “ya que su mujer también insultaba desde afuera”

“La idea era que todos los nenes jugaran. Se hizo de esa forma, se aplicó la rotación. Se fueron todos contentos los padres menos uno, de apellido Parada, quien protagonizó este escándalo. El padre no se sintió conforme y actuó así. Una pena, atacó a dos profes bárbaros. Julio tenía lentes por lo que la herida en el pómulo se agravó y le dieron 4 puntos de sutura”, explicó el directivo.

Comunicado del club Atlético Neuquén.
“Son de esas cosas que uno no puede entender. Hay tanta violencia en la sociedad que en las canchas todo el mundo se quiere descargar”, lamentó Gutiérrez, quien contó que le contaron que el nene lloraba tras la sanción. “Al club no va a poder entrar más, la madre insultaba a los profes. Tristísmo todo”, sostuvo.