La empresa israelí Aleph Farms y el fabricante de carne BRF llevarán su carne cultivada al país sudamericano en una asociación que desarrollará y producirá utilizando la tecnología israelí que puede elaborar bifes de carne a partir de células de ganado.

La empresa israelí Aleph Farms y BRF S.A., fabricante mundial de carne y alimentos, han firmado un acuerdo para desarrollar conjuntamente carne cultivada y llevarla a las mesas brasileñas. Según el memorandum de entendimiento difundido esta semana, Aleph y BRF desarrollarán y producirán conjuntamente carne cultivada utilizando la tecnología BioFarm patentada por Aleph, mientras que BRF distribuirá los productos de carne cultivada en Brasil.

Esta asociación ayudará a fortalecer la cadena de suministro de BRF y a reducir su impacto medioambiental, al tiempo que diversificará la oferta de productos de la empresa para satisfacer la creciente demanda de los consumidores de una variedad de productos cárnicos, dijo Aleph en un comunicado.

La nueva asociación avanza la estrategia de Aleph Farms para integrar sus productos en el ecosistema de consumo de carne existente, dijo Didier Toubia, cofundador y CEO de Aleph Farms, en un comunicado. “Aprovechar la experiencia y la infraestructura de las principales empresas alimentarias y cárnicas impulsará una ampliación más rápida de la carne cultivada y, en última instancia, conducirá a un impacto positivo más amplio”. “Como uno de los mayores productores de carne de vacuno del mundo, Brasil es un mercado estratégico para nosotros”, destacó.

Aleph Farms aportará a la asociación su tecnología de fabricación BioFarm para cultivar filetes de carne a partir de células de ganado vacuno sin utilizar animales.

BRF es uno de los mayores productores de carne del mundo, con más de 30 marcas en su cartera y más de 95.000 empleados en todo el mundo. La empresa tuvo unos ingresos de aproximadamente 39.000 millones de BRL (unos 7.250 millones de dólares) e invirtió más de 155 millones de BRL en 2020 en proyectos para reducir el impacto medioambiental.

La asociación con Aleph es parte de la estrategia de la Visión 2030 de BRF para desempeñar un papel clave en la actual “revolución alimentaria”, dijo el CEO Lorival Luz. “Desde 2014, hemos sido testigos de una creciente demanda mundial de nuevas fuentes de proteínas impulsada por varios factores, a saber: la preocupación por el medio ambiente, las nuevas dietas y los estilos de vida, lo que ha estimulado el crecimiento de nuevos géneros dietéticos, incluyendo el flexitarianismo, el vegetarianismo y más”, explicó.

Brasil se ha comprometido a reducir las emisiones netas totales de gases de efecto invernadero en un 43 por ciento en 2030. En abril de 2020, Aleph Farms se comprometió a eliminar las emisiones asociadas a su producción de carne para 2025 y a alcanzar las emisiones netas cero en toda su cadena de suministro para 2030. Dado que la ganadería es responsable de importantes emisiones de gases de efecto invernadero y que se espera que la demanda de carne siga creciendo, las asociaciones de Aleph Farms con los titulares de la industria pueden ayudar a las empresas y a los países a alcanzar sus objetivos climáticos, según el comunicado.

En enero, Aleph Farms dijo que se había asociado con la empresa japonesa Mitsubishi para llevar la carne cultivada a Japón. La empresa israelí ha establecido asociaciones similares con otras multinacionales. El grupo industrial suizo Migros y la empresa alimentaria estadounidense Cargill también han invertido en la empresa.