El ministro de Seguridad bonaerense critica el decreto del Presidente que permite el ingreso al país de extranjeros con antecedentes penales. “No se trata de estigmatizar, sino que las personas que quieran asentarse en nuestro país no hayan delinquido”, asegura

El ministro de seguridad de Buenos Aires dio su opinión sobre la derogación del decreto que realizó Alberto Fernández y dejó en claro su postura.

Tras la derogación del decreto 70/2017 que expulsaba del país a aquellos extranjeros que cometan un delito, Sergio Berni, el ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires, escribió en Infobae una nota opinando sobre el tema: “No comparto el decreto de Fernández, el extranjero que delinque debe ser expulsado”, explicó.

En una extensa nota, el ministro comenzó en el segundo párrafo: “Siento la obligación de compartir lo que pienso y de no esconderme. Creo en la posibilidad del disenso y del sano debate de ideas, verdadero motor de una sociedad que se precia de democrática. No me gusta murmurar en sordina mis propias ideas”.

Y continuó: “Nuestra Constitución Nacional no sólo tolera, sino que promueve y alienta la inmigración extranjera. Esa ha sido la tradición histórica que nos ha convertido en un verdadero crisol de razas. Somos una sociedad tolerante, democrática, plural, diversa en términos étnicos y religiosos, amigable con el extranjero”.

Tras una breve introducción, afirmó: “No entiendo los fallos judiciales que consideran discriminatoria la cláusula de no tener antecedentes penales para entrar al país, y que consecuentemente se modifique la legislación invocando dicha jurisprudencia. Aquí no se trata de estigmatizar al extranjero. Se trata de exigir algo mínimo, algo básico: que las personas que quieran asentarse en nuestro país no hayan delinquido”.

Por último, aclaró: “No quiero enredarme en debates absurdos. Este debate nada tiene que ver con construir muros, abandonar balseros en altamar o negar protección médica a grupos migrantes. Ese es el drama de otras regiones del planeta”.