En la industria buscan hacer un equilibrio entre la necesidad de tener ingresos, la capacidad hotelera habilitada y la escasez de recursos de los posibles visitantes. El Gobierno inició una campaña para “Ampliar Destinos”

Se aproxima Semana Santa y, con ello, el fin de la temporada extendida de verano. En este último tramo muchos apuestan a un último esfuerzo en busca de recomponer al sector turismo e intentando combinar la recreación con el culto religioso.

Como sucede desde que empezó la temporada de verano, la mayoría de las localidades turísticas apuestan a atraer al público de cercanía, aunque con la vuelta de la conectividad tanto aérea como terrestre, esperan poder sumar visitantes de otras provincias.

Pero el problema no es solo las distancias y la pandemia, sino también los costos. La contracara de esto es que cada vez más los argentinos definen vacaciones con escapadas más cortas, de tres o cuatro días, lo que es ideal para los feriados de Semana Santa.

Para aquellos que quieren combinar las mini vacaciones con la festividad religiosa uno de los destinos más buscados en la provincia de Buenos Aires es Tandil. La localidad tiene un Vía Crucis en el denominado Monte Calvario, considerado el tercero en importancia en el mundo. Aunque la ciudad está preparada y tiene una gran oferta de hoteles y cabañas, los protocolos y aforos establecidos hacen que la capacidad efectiva sea notablemente menor. Sin embargo, hay opciones en hotelería que van desde $40.000 y mucho menos en cabañas.

 “Los precios se acomodaron un poco, hay que hacer un equilibrio entre la necesidad de tener ingresos, la capacidad y la escasez de recursos de los posibles visitantes, por eso hay ofertas en hoteles de 20% y 25% y en la gastronomía algo similar” explicaron desde un complejo de cabañas en las sierras.

Lole Inza, director de turismo de la ciudad, contó que los acuerdos de precios “se acaban en marzo y Semana Santa es temporada alta, por lo que depende de cada uno de los privados ofrecer descuentos o no”. Y agregó: “Hemos recibido una buena cantidad de reservas para esa fecha y que aún están definiendo cómo será el festejo teniendo en cuenta los protocolos, un ejemplo de esto será la puesta en escena de ‘Jesús, el Nazareno’ que se hace todos los años. Tenemos un anfiteatro con capacidad para 5.000 personas y está habilitado para sólo 170 personas, es inconducente hacerlo. Si habrá otras actividades, los Vía Crucis se podrán hacer en burbuja y esperamos una gran afluencia de turistas”.

Desde que comenzó marzo que varios destinos, en especial de la provincia de Buenos Aires, lanzaron fuertes campañas de descuentos en hoteles y restaurantes. Localidades como Pinamar y Villa Gesell tienen rebajas de precios que llegan al 50% como una de las estrategias para atraer visitantes durante el fin de semana extra large. Pero el plan termina en marzo y Semana Santa es temporada alta.

Otro destino que combina fe y esparcimiento para esta fecha es Puerto Madryn, en Chubut, que este año volverá a hacer el Vía Crucis submarino, una procesión que reproduce el calvario de Cristo por las 14 estaciones de la Vía Dolorosa en donde una parte se realiza por tierra y otra bajo el mar con buzos que portan la cruz, acompañados en la superficie por nadadores, remeros y diversas embarcaciones sin motor.

El Vía Crucis submarino, que en 2014 fue bendecido por el papa Francisco, reunió en su 16ª edición, en 2019, a unas 6.000 personas, entre turistas y vecinos, que participaron fuera del agua, y 200 buzos y nadadores en la última etapa, acompañados por más de 100 embarcaciones. En este caso los valores cambian mucho dependiendo de la movilidad. “Si la idea es salir de Buenos Aires en avión para ir a participar del evento que se realizará el 2 de abril hay que tener en cuenta que un pasaje con regreso el domingo 4 de abril cotiza $30.000. A esto hay que sumarle las estadías en los hoteles de la ciudad en donde un paquete de tres noches va desde $20.000 a $50.000″, dijo un operador turístico.

Mar del Plata es otra ciudad que se prepara para recibir turistas pero, mientras las autoridades destacan que tienen muchas expectativas, en el sector privado reina el pesimismo y esto tiene que ver con los datos que se conocieron del Ente Municipal de Turismo del municipio de General Pueyrredón que informó que “más de 2.200.000 turistas visitaron Mar del Plata desde el inicio de la temporada hasta febrero, lo que representa un 35,5% menos que en similar período del año pasado”.

Una luz de esperanza se vivió en Carnaval donde la ciudad tuvo un 70% de ocupación hotelera y para Semana Santa esperan lo mismo teniendo en cuenta que es “temporada alta”.

Según dijo Federico Scremin, presidente del Ente de Turismo de la ciudad, ” el verano continúa y es por eso que para marzo Mar del Plata sigue con el programa Más Verano´ lanzado por el gobierno provincial, que contempla descuentos de hasta un 30% en hotelería y 3×2 en balnearios durante todo el mes. Pero Semana Santa es en abril. Acá no va a estar más ese programa y nosotros apostamos a una gran afluencia de gente y lo tenemos catalogado como temporada alta”. Con esto, el funcionario marplatense explicó que si hay descuentos será por decisión de los comercios y no por un acuerdo con las autoridades.

En el norte del país, uno de los destinos elegidos por los turistas que combinan sus creencias religiosas con un tiempo de descanso es Misiones. Las ruinas jesuíticas de San Ignacio se vuelven un atractivo junto a las Cataratas de Iguazú y ya se comercializan paquetes en donde se venden avión ida y vuelta, 3 noches de hotel y excursiones desde 70.000 pesos.

Ampliar destinos

En busca de generar movilidad y apuntalar el turismo, el Gobierno llevó adelante una propuesta especial de Semana Santa de “Ampliar Destinos” en formato híbrido (presencial/virtual), organizada por el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación y el Consejo Federal de Turismo (CFT), con el objetivo de presentar la oferta turística de cada región para ese fin de semana largo.

Ahí fue que varias provincias presentaron opciones. La primera presentación correspondió a la región Norte, cuyos representantes hicieron un recorrido por la oferta propuesta por los destinos que la integran para el próximo fin de semana largo. Así, Catamarca promocionó sus actividades de turismo religioso y de naturaleza y la posibilidad de tomar contacto directo con los artesanos locales en sus talleres. Jujuy, por su parte, dio cuenta de sus cuatros regiones; mientras que La Rioja habló de sus cinco corredores turísticos.

Asimismo, Salta apuesta a sus paisajes, su gastronomía y su oferta gastronómica para el fin de semana largo. Santiago del Estero mostró también su propuesta de turismo religioso, que se complementa con las reuniones musicales en las que concluyen las celebraciones. El cierre del segmento estuvo a cargo de Tucumán, que incluyó en su oferta desde la Casa Histórica hasta los Valles Calchaquíes.

Luego Córdoba y la Ciudad y Provincia de Buenos Aires. Mientras CABA mostró las propuestas que se exponen en la web “Qué hacer en la Ciudad”, la provincia de Buenos Aires hizo hincapié en el turismo de cercanía seleccionando tres grandes centros emisores para viajar: la Ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata y Bahía Blanca. El foco estuvo puesto en el turismo religioso y rural y en sus patrimonios históricos y culturales.

Por último, Córdoba destacó el turismo de la fe, con el Camino del Santo Brochero y las Estancias Jesuíticas.