Luego de que los vecinos salieran a las calles, se produjeron algunos enfrentamientos con la Policía de Formosa, que reprimió a los manifestantes con balas de goma y gases lacrimógenos y dispuso vallados en inmediaciones de la Casa de Gobierno local.

La entidad recordó que los tratados internacionales de derechos humamos garantizan el derecho a reunirse pacíficamente.

El coordinador residente de Naciones Unidas Argentina, Roberto Valent, y el representante regional para América del Sur del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, expresaron este sábado su preocupación por “los hechos de violencia indiscriminada ocurridos en la ciudad de Formosa”.

“De acuerdo a la información recibida, la respuesta de la policía implicó el uso de violencia indiscriminada que resultó en personas heridas y detenidas”, indicaron.

En un comunicado, los representantes de la ONU recordaron que “los tratados internacionales de derechos humanos garantizan el derecho a reunirse pacíficamente, y las reuniones solo pueden ser dispersadas en casos excepcionales”.

“Cuando se presenten actos de violencia, las fuerzas de seguridad deben distinguir y proteger a quienes se manifiestan pacíficamente y utilizar la fuerza solo cuando sea estrictamente necesario en línea con los estándares internacionales de derechos humanos”, recalcaron.

Además, Valent y Jarab sostuvieron que “el uso de la fuerza tiene que obedecer a los principios de legalidad, precaución, rendición de cuentas y proporcionalidad”. “Se deben investigar los hechos registrados de manera rápida, independiente y exhaustiva”, reclamaron.

Y agregaron: “Como se señala en diversos documentos de Naciones Unidas, es preciso garantizar los derechos humanos en el marco de las políticas de respuesta y recuperación a la crisis de la Covid-19”.