Dos masculinos fueron detenidos 40 kilómetros al norte de Santa Fe en un control de Gendarmería Nacional. No tenían documentación que avalara el dinero.

El movimiento de plata negra por la Argentina no tiene límites ni caminos marcados. El dinero proveniente de actividades ilegales o de movimientos comerciales que no se declaran para evadir los controles fiscales. Una de las formas comunes es una operación que se denomina “cable” que consiste en transferir fondos a una cuenta en el exterior, pero también hay quienes no dudan en el traslado de los billetes físicos de un lugar a otro. Y una de estas últimas operaciones fue la que dejaron al descubierto agentes de Gendarmería Nacional este viernes cuando en un control de rutina que realizaban sobre la ruta nacional 11, en jurisdicción de la localidad de Nelson, ubicada a 40 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. Allí los uniformados detuvieron el paso de un Volkswagen Vento negro en el que iban dos hombres y que, en el asiento de atrás del vehículo, llevaban 7 millones de pesos argentinos y 10 mil dólares todos prolijamente acomodados y en fajos.

De acuerdo a información suministrada por fuentes de Gendarmería el control que detectó el sorpresivo traslado se realizó el mediodía del viernes. Tras presentar la documentación de rigor del vehículo, los uniformados del Escuadrón Núcleo “Santa Fe Norte” le pidieron a quien lo conducía autorización para requisarlo. Y al abrir las puertas traseras vieron que sobre el asiento trasero había cinco bultos envueltos en plástico que dejaban a la vista los fajos de billetes de moneda nacional y extranjera cuyo origen no pudieron justificar ni portaban ningún documento que avale o permita el traslado de semejante cantidad de plata.

Tras el hallazgo los gendarmes dieron parte a la Unidad de Delitos Económicos de la fuerza, quienes realizaron las tareas para determinar el perfil económico de los billetes y contabilizarlos, y a la Justicia Federal de la ciudad de Santa Fe. Esa misma Unidad, dijeron las fuentes, realizará la presentación del material y los datos recabados al juez federal de modo de avanzar en la investigación patrimonial y financiera implicada en el caso.

Desde los Tribunales se dispuso que los dos hombres que iban en el auto sean identificados y queden en libertad aunque bajo un estricto plazo para que presenten la documentación correspondiente al dinero que llevaban; y que se incaute el dinero y sea trasladado bajo estrictas medidas de seguridad a la casa central del Banco Nación de la capital provincial.

El mismo viernes la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, y la directora de la Agencia Federal de Ingresos Públicos (Afip), Mercedes Marcó del Pont, habían firmado un convenio de cooperación para neutralizar una multiplicidad de delitos económicos que afectan al erario público.

En declaraciones públicas, la propia Frederic sostuvo que “el trabajo de las y los gendarmes respondió a las órdenes de realizar inspecciones detalladas en los controles ruteros pues el delito complejo, como el económico en este caso, tiende a realizarse de maneras que van desde la sofisticación digital hasta los ocultamientos más evidentes, lo cual los vuelve muy dificultosos para ser detectados”.

En ese sentido, la funcionaria nacional remarcó “la profesionalización de la fuerza a partir de incrementar sus saberes respecto de la tipología y modus operandi que registra este tipo de delitos que tiene una considerable expansión a nivel mundial”.