Miles de manifestantes bloquearon hoy varias rutas en el Líbano, entre ellas las principales arterias que llevan a la capital, tras una nueva depreciación de la moneda y con una persistente crisis política de fondo.

Los manifestantes bloquearon la mayoría de los accesos a la capital Beirut desde la mañana, enarbolando pancartas en las que se leía “Día de la ira”, informó la agencia de noticias AFP.

Estos grupos incendiaron contenedores de basura y neumáticos, lo que provocó columnas de humo negro por encima de la capital.

Según la agencia de noticias estatal libanesa (ANI), los manifestantes también cerraron carreteras al sur de Beirut, en Trípoli y en la norteña Akkar, así como en el valle de la Becá, en el sureste del país.

Estos últimos días, la libra libanesa volvió a derrumbarse y se hundió más de 80%, superando todos los récords desde el inicio de la crisis económica del país hace un año y medio.

El dólar rozó las 11.000 libras en el mercado negro -frente a la tasa oficial de 1.507 libras por dólar-, lo que volvió a disparar los precios.

La inflación ya alcanzó más del 140% en 2020, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La clase dirigente libanesa, acusada de corrupción y de haber llevado al país a la bancarrota, es duramente criticada por la población.

La indignación ha crecido también teniendo en cuenta que los partidos en el poder no logran ponerse de acuerdo para formar Gobierno desde hace siete meses.