Una mujer le ofreció 500 pesos al cuidador del predio para que enterrara una bolsa de consorcio que tenía “sábanas con manchas de sangre”. El trabajador aceptó la propuesta, pero después se sintió culpable y le contó al pastor, quien hizo la denuncia.

Efectivos policiales e integrantes de la Justicia santiagueña investigan el macabro hallazgo de restos de una pierna humana en una caja que había sido enterrada en el predio de una iglesia evangélica de la zona sur de la capital provincial.https://cce240927fb978cc7dc7e31d4822680a.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

De acuerdo con lo manifestado por fuentes policiales y judiciales, el lunes a las 9, efectivos de la Seccional 11 fueron alertados de que habían encontrado restos humanos, por lo que de inmediato se trasladaron hasta el lugar.

Las fuentes señalaron que los funcionarios policiales se entrevistaron con el titular de la iglesia “Gocen” ubicada en el barrio Ampliación Ejército Argentino, Rosendo Salto, quien informó una situación de la que había tomado conocimiento durante la madrugada del lunes.

El cuidador del predio, un hombre de 47 años, le informó que una mujer había llegado hasta allí hace unas semanas, y le había ofrecido $500 a cambio de que enterrara en el patio una bolsa de consorcio que contenía una caja.

La misteriosa mujer, siempre en función del relato del cuidador, sería conocida en la zona como “Paola” y le habría manifestado que la “caja” contenía unas sábanas con manchas de sangre.

Aparentemente, el trabajador aceptó el pedido de la mujer y el dinero, por lo que enterró la caja en el predio de la iglesia, pero esa situación lo habría mantenido perturbado este tiempo y decidió revelarle lo sucedido al pastor Rosendo Salto, quien sin dudar informó de la situación a la Policía.

Tenebroso hallazgo

Cuando procedieron a desenterrar la caja, descubrieron que en el interior había restos de una pierna humana y un empeine (derecho), por lo que inmediatamente los uniformados procedieron a dar aviso al fiscal de turno, Ángel Belluomini, quien interiorizado de los pormenores se trasladó hasta el lugar de los hechos.

En tanto, el representante del Ministerio Público ordenó que se hagan presentes en el predio de la iglesia efectivos de la División Homicidios y Delitos Complejos, División Criminalística y la División Bomberos.

Ante el macabro hallazgo, el Dr. Belluomini dispuso el traslado de los restos a la Morgue Judicial, para ser analizados por el Cuerpo Médico Forense y se tomen muestras de ADN para ser cotejadas a futuro con eventuales patrones genéticos.

Los investigadores no descartan ninguna hipótesis en torno al hecho. Los forenses determinarán si se trata de restos de un hombre o una mujer, tiempo que lleva enterrado, y la forma en que fueron seccionados.

La Policía inició las averiguaciones para determinar si hay personas denunciadas como desaparecidas en la zona y si trabajaban para tratar de ubicar a la mujer que habría entregado la caja.

Las fuentes deslizaron que la sospechosa ya habría sido entrevistada por los funcionarios policiales, y se le tomó declaración sobre el origen de los restos.