Serán usados para levantar de cero la emblemática aguja del templo, destruido por el fuego en 2019.

Los robles que se utilizarán para reconstruir la aguja de Notre Dame, que quedó completamente destruida en el incendio del 15 de abril de 2019, han empezado a ser seleccionados por los responsables de la restauración y el Gobierno francés. Comienza así el proceso para talarlos en estas semanas, antes de que llegue la primavera y la savia suba en los árboles.

https://www.20minutos.es/videoplayer/80664/b/4610380

Los primeros robles que se utilizarán para construir de cero una flecha idéntica a la que se incluyó en la restauración de la catedral de Viollet-le-Duc, en el siglo XIX, han sido elegidos en el bosque de Bercé, en el oeste de Francia, informó en un comunicado el organismo que gestiona la rehabilitación.

Tanto la reconstrucción de la aguja, cuya estructura será completamente efectuada en roble macizo, como la cubierta del transepto y sus tramos necesitarán unos mil robles, cuya recolección está prevista en este 2021.

15.000 euros cada uno

Estos robles tienen el largo necesario para cortar piezas de 18 metros y medio de largo por 40 de ancho y además tendrán el corazón del roble centrado. Justo ahora en marzo es el momento adecuado para la tala, antes de que suba la savia. 

La madera tendrá luego un año y medio de secado. Cada ejemplar tendrá un coste final de unos 15.000 euros,.y son necesarios mil.

Su identificación, en el marco de la gestión sostenible de bosques, tuvo lugar entre enero y finales de febrero, para que puedan ser recuperados de aquí a finales de marzo, cortados, aserrados y almacenados con una humedad inferior al 30 % y ser puestos a disposición de los carpinteros, según la nota.

En esta primera selección estuvieron presentes los arquitectos Philippe Villeneuve y Rémi Fromont, responsables de la restauración del monumento, así como los ministros franceses de Cultura, Roselyne Bachelot, y de Agricultura y Alimentación, Julien Denormandie, y el general del Ejército Jean-Louis Georgelin, presidente del organismo que dirige la conservación de la catedral.

Bosques públicos y privados

Los robles provendrán de bosques públicos y privados y, en algunos casos, serán ofrecidos por donantes extranjeros.

Las obras para reconstruir la cubierta de Notre Dame tras el incendio de 2019 se han retrasado en varias ocasiones por problemas relacionados con la contaminación de plomo en el lugar, pero también por la situación meteorológica y la pandemia de coronavirus.

El presidente francés, Emmanuel Macron, mantiene su promesa de que la restauración será efectiva en un plazo de cinco años desde el incendio, es decir, en 2024.