El Comité Ejecutivo de la World Rugby decidió este martes postergar la Copa Mundial femenina de rugby para el próximo año, siempre en la sede de Nueva Zelanda.

La decisión de posponer el torneo se tomó tras extensas reuniones con New Zealand Rugby, el gobierno de Nueva Zelanda y las uniones participantes a partir del impacto y la incertidumbre respecto a la pandemia del Covid-19

El presidente de World Rugby, el inglés Bill Beaumont, rival del argentino Agustín Pichot en la última elección, dijo que “nuestro corazón está con todas las jugadoras, personal de los equipos y simpatizantes que estaban preparándose para la Rugby World Cup 2021. Reconocemos que estarán desilusionados, pero quiero asegurarles que la decisión de posponer el torneo se hizo con el total interés de su bienestar, su preparación y el deseo de tener un torneo marquesina que sobrealimente al rugby femenino en todo el mundo”.

Y agregó que “dada la cantidad de atletas y personal que llegaría de numerosos destinos, los recientes desarrollos de la Covid-19 hacen que simplemente no es posible garantizar las óptimas condiciones para que todos los equipos se preparen acordemente para un torneo del más alto nivel, con la continua incertidumbre respecto a la preparación.”

Las nuevas fechas para el torneo a disputarse en Auckland y Whangarei se anunciarán a la brevedad tras consultar con las principales partes interesadas.