La agenda del canciller argentino incluye una reunión con el presidente Luis Arce y con su par boliviano, Rogelio Mayta, con quien analizará el ingreso de Bolivia al Mercosur.

El canciller Felipe Solá realizará a partir del miércoles una visita oficial a Bolivia, con una cargada agenda, que incluye una reunión de máximo nivel con el presidente de ese país, Luis Arce, y un encuentro bilateral con su par boliviano, Rogelio Mayta, en la que buscarán afianzar la relación bilateral, potenciar el intercambio comercial y se evaluará el ingreso de esa nación al Mercosur.

El canciller aterrizará en el aeropuerto de El Alto en compañía de una delegación integrada por el designado embajador argentino en ese país, Ariel Basteiro y otros funcionarios de primer nivel del Palacio San Martín, con el objetivo de restablecer una relación bilateral “plena”, tras el retorno del Movimiento al Socialismo (MAS), la fuerza liderada por Evo Morales, al Gobierno boliviano, informaron a Télam fuentes del Palacio San Martín.

Además de Basteiro, viajarán junto a Solá el jefe de Gabinete de Cancillería, Guillermo Chaves; el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme y el subsecretario para América Latina, Juan Valle.

El canciller Solá comenzará su actividad el miércoles a la noche con una cena en la residencia de la Embajada argentina, en La Paz, que compartirá junto a su delegación y diplomáticos argentinos destinados en ese país.

En tanto, el jueves por la mañana, Solá dará comienzo a la visita oficial con un encuentro privado que mantendrá con su par boliviano Rogelio Mayta, tras la cual habrá una reunión ampliada que sumará a miembros de la delegación argentina y del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.

Se trata de la primera visita oficial del canciller Solá a Bolivia, tras participar el noviembre pasado junto al presidente Alberto Fernández, de la asunción de presidente Luis Arce al Ejecutivo de ese país.

En el encuentro que mantendrán el jueves, ambos cancilleres podrán el acento en el relanzamiento de una relación bilateral “plena”, con la designación de embajadores en Buenos Aires y La Paz, luego de la salida del poder del Gobierno de facto de Jeanine Áñez, con quien la administración de Alberto Fernández mantuvo un gélido vínculo bilateral.

Vale recordar que, hasta la llegada de Arce al Gobierno boliviano, ambos países mantuvieron su relación bilateral solo a nivel consular.

Según fuentes de la Cancillería argentina, Solá y Mayta, buscarán además la ampliación del comercio bilateral y la posibilidad de potenciar la explotación conjunta de litio, mineral utilizado para la elaboración de baterías.

La explotación del litio se despliega hoy en un preciado triangulo conformado en la cordillera de los Andes que une a la Argentina, Bolivia y Chile.

En el encuentro los cancilleres también evaluarán la situación regional y hablarán sobre el futuro ingreso de Bolivia al Mercosur, que tiene hoy como principal obstáculo al Senado brasileño, único cuerpo legislativo de los cuatro socios del bloque, que integran además Argentina, Uruguay y Paraguay, que aún no ha dado el visto bueno.

Según informaron a Télam desde el Palacio San Martín, tras esas reuniones ambos cancilleres suscribirán una declaración conjunta y ofrecerán una conferencia de prensa.

En horas del mediodía, Solá y la delegación que lo acompaña participarán de un almuerzo ofrecido en su honor por el canciller Mayta.

Según informaron desde las oficinas de Solá, la visita oficial será coronada con una condecoración al canciller argentino, quien el jueves por la tarde, también tiene previsto un encuentro de máximo nivel con el presidente Luis Arce y una reunión protocolar con su vice, David Choquehuanca.

En tanto, el viernes, último día del viaje antes de su regreso a Buenos Aires, el canciller Solá participará por videoconferencia del Fórum del Atlantic Council.