Williams vino a jugar varias veces a la Argentina y en 2017 estuvo en el Barrio Carlos Mujica de Retiro, donde visitó a vecinos e integrantes de Botines Solidarios, una organización de la sociedad civil que trabaja en el lugar.


El rugbier neozelandés Sonny Bill Williams, de 35 años y bicampeón del mundo con la casaca negra de los All Blacks, anunció este miércoles su retiro del rugby en una entrevista con la televisión australiana.

“Fui lo suficientemente humilde como para entender que la vieja rodilla ya no podía cumplir con las demandas, aunque la mente quisiera”, señaló el centro, de 1,94 metros y 108 kilogramos, quien jugó 58 cotejos y 80 puntos actuando por los All Blacks.

En una charla con canal 9 de Australia, Williams, quien piensa seguir dedicándose al boxeo, su otra pasión, añadió: “Me agradaría ser recordado solo como un hermano, un hombre que acaba de darte una oportunidad. No era perfecto de ninguna manera, pero traté de aprender de sus lecciones”.

El exrugbier, comprometido con los temas sociales, vino a jugar varias veces a la Argentina con el seleccionado de su país y, en 2017, estuvo en el Barrio 31 Carlos Mugica, de Retiro, donde visitó a vecinos e integrantes de Botines Solidarios, una organización de la sociedad civil que trabaja en el lugar.

El back jugó tres Copas del Mundo y fue campeón del mundo en Nueva Zelanda 2011. Inglaterra 2015 y llegó a las semifinales en Japón 2019 sumando 19 cotejos mundialistas y seis tries.

Además, Williams ganó tres veces el Raugby Championship (2012, 2017 y 2018), el Super Rugby 2012, fue seleccionado para jugar en los Barbarians, y vistió las casacas de Bulldogs, Canterbury, Blues, Crusaders y Chielfs (Nueva Zelanda), Toulon (Francia), Panasonic Wildknights y Sydney Roosters (Japón) y Toronto Wolfpack (Canadá).