Todo ocurrió en la localidad salteña de Cabeza de Buey y el conductor del vehículo quedó detenido con prisión preventiva acusado del delito de transporte de estupefacientes.

Unos 30 kilogramos de cocaína que estaban escondidos en el sector del airbag y en el paragolpe delantero de un automóvil fueron secuestrados en la localidad salteña de Cabeza de Buey y el conductor del vehículo quedó detenido con prisión preventiva acusado del delito de transporte de estupefacientes, informaron hoy fuentes de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) y judiciales.

El hecho se registró ayer, cuando efectivos de la Sección Vial “Cabeza de Buey” de la GNA, dependiente del Escuadrón 45 “ Salta” se encontraban desplegados en el cruce de las rutas nacionales 9 y 34, a unos 55 kilómetros de la capital provincial.

En esas circunstancias detuvieron la marcha de un vehículo Renault Duster, que se dirigía desde la ciudad de Salta hacia la localidad de Rosario de la Frontera, en el sur de la provincia.

De acuerdo a las fuentes, el rodado fue sometido a una inspección y los uniformados detectaron que el sector del airbag presentaba signos de que sus tornillos habían sido removidos.

A raíz de ello, los gendarmes iniciaron un control más exhaustivo y detectaron un chapón que no correspondía al auto, tras lo cual hallaron 31 paquetes con una sustancia blanca, 14 en la zona del airbag y los 17 restantes en el paragolpe delantero.


Miembros de Criminalística y Estudios Forenses realizaron las pruebas de campo “Narcotest”, cuyo resultado fue positivo para cocaína, con un peso total de 30 kilos 812 gramos.

Este mediodía se celebró una audiencia de control y detención y formalización de la investigación penal, en la cual la fiscal federal subrogante Paula Gallo solicitó la prisión preventiva por el término de 70 días del conductor del vehículo, de 28 años, y mismo plazo para realizar la investigación, informó el sitio institucional www.fiscales.gob.ar

En tanto, la defensora oficial Gala Poma se opuso al plazo de investigación por considerarlo excesivo y solicitó que su defendido permaneciera detenido bajo arresto domiciliario.
Finalmente, el juez federal de Garantías Julio Bavio dio por legal la detención del acusado, formalizó la investigación penal y concedió la prisión preventiva por un plazo de 60 días, como así también autorizó la realización de las pericias solicitadas por la fiscalía.