Dinamarca decidió suspender el uso de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca debido a temores relacionados con la formación de coágulos sanguíneos en los vacunados, informó la autoridad sanitaria del país.

La suspensión se produce “después de los informes de graves casos de trombos en personas que fueron vacunadas con la vacuna covid-19 de AstraZeneca”, dijo la Agencia Nacional de Salud.

Uno de los casos está relacionado con una muerte, explicaron en un comunicado las autoridades sanitarias, que resaltan que todavía no se puede concluir que haya una relación entre la vacuna y los coágulos de sangre.

La Agencia Europea del Medicamentos (EMA) ha iniciado una investigación al respecto, según la Dirección General de Sanidad danesa.

La decisión de las autoridades danesas llega unos días después que Austria también suspendiera el uso de un lote de vacunas también de AstraZeneca, después de que una persona fuera diagnosticada con trombosis múltiple y muriera diez días después, habiendo recibido previamente una inyección del fármaco.

Además, otro paciente fue hospitalizado con una embolia pulmonar (bloqueo de las arterias en los pulmones) unos días después de la vacunación, aunque se está ya recuperando. Hasta ayer, se habían recibido otros dos informes de casos de eventos tromboembólicos para el lote en cuestión, que fue retirado por Austria como precaución el domingo pasado.

Sin embargo, la Agencia Europea del Medicamento aseguró este miércoles que, tras un análisis preliminar, no cree que “haya un problema específico con el lote” de vacunas de AstraZeneca retirados por Austria.