El segundo en la línea de sucesión al trono británico desmintió a los duques de Sussex. el príncipe William agregó no haber hablado con Harry desde la entrevista con Oprah Winfrey.

“No somos en absoluto una familia racista”, dijo el príncipe William, segundo en la línea de sucesión al trono británico, respondiendo a los periodistas al margen de un evento público en Londres sobre las sospechas de racismo planteadas sobre un miembro no identificado de la familia real por su hermano, el príncipe Harry.


El duque de Cambridge agregó no haber hablado con Harry todavía tras la entrevista, pero agregó que lo hará.


El comentario de tenor racista que un miembro de la familia real británica le hizo a Harry, antes del nacimiento de su hijo, sobre el temor de que el niño pudiera tener una piel demasiado oscura, no provino de la reina Isabel II ni de su esposo, el príncipe Felipe.

Lo confirmó el príncipe Harry en un tramo inédito de la entrevista que le hizo la presentadora Oprah Winfrey, que no fue emitido pero que se propagó en distintos programas matutinos de la cadena CBS.

Cabe recordar que la duquesa de Sussex, la exactriz Meghan Markle, es de origen afroamericano y, al parecer, en la realeza existía preocupación por el aspecto del pequeño Archie.

El tema fue retomado por Winfrey, que citó algunas cuestiones que le refirió Harry al margen de la entrevista, con la indicación de hacerlas públicas.

El duque de Sussex -subrayó la célebre entrevistadora- “no quiso compartir conmigo la identidad” del miembro de la familia real que le hizo aquellos comentarios “pero quería asegurarse de que yo supiera que no se trató ni de su abuela ni de su abuelo, y que tuviese la oportunidad de difundirlo”.


Tanto Meghan como Harry mencionaron aquellos dichos en la entrevista, calificándolos de “extraños” y “desconcertantes”, pero agregaron que querían mantener en secreto el nombre del protagonista porque revelarlo sería demasiado “perjudicial” para la monarquía británica.

El racismo contra Meghan fue “en gran parte” la base de la decisión de los duques de dejar el Reino Unido y abandonar las obligaciones de la familia real, expresó Harry durante la entrevista.