Las nenas fueron derivadas al Hospital Santojanni y se encuentran en buen estado de salud. La Policía las encontró mientras bajaban solas el terraplén hacia la calle. La madre simuló ser la tía.


Una mujer corriendo y dos nenas, de 2 y 4 años, llorando a la vera de la avenida General Paz. Con esa imagen se encontraron efectivos de la Policía bonaerense, que se acercaron inmediatamente y constataron que las menores habían sido abandonadas. Sus padres fueron detenidos.

El dramático episodio ocurrió cerca de las 20 de este miércoles en el barrio porteño de Liniers, donde efectivos policiales de la provincia de Buenos Aires vieron a las menores mientras bajaban solas el terraplén de la Avenida General Paz, a la altura de Ibarrola.

La situación fue advertida por efectivos que se encontraban en un destacamento móvil en la zona e inmediatamente dieron aviso a sus pares de Ciudad.

Según el parte de la Fiscalía porteña, cerca del lugar donde fueron encontradas las menores había varias personas gritando, y al acercarse los efectivos, les dijeron que una mujer sería allegada a las menores.

La mujer, de 21 años, fue detenida y en ese momento, visiblemente nerviosa, dijo ser la tía de las niñas, pero en realidad era su madre. Luego, fue detenido el padre, un hombre de 28 años.

El fiscal Michienzi ordenó la detención de los padres y el traslado inmediato de las niñas al Hospital Santojanni para evaluar su situación de salud. Asimismo, inició un sumario por abandono de persona y dio intervención al Consejo del Menor de esta Ciudad y a la Asesoría Tutelar.

A su vez, el fiscal solicitó un relevamiento de las cámaras cercanas al lugar y testimonios a testigos y policías que intervinieron en el hecho. También, un informe médico y la historia clínica al Hospital Santojanni, donde permanecen las niñas.

Gabriel Carqueijeda, subdirector del Santojanni, precisó en diálogo con TN que las nenas se encuentran “en buen estado de salud” y que “no presentaban signos de violencia ni lastimaduras o golpes”.

También habló la médica que atendió a las nenas: “Estaban bajando la barranca y se estaban yendo a la calle cuando la policía las encuentran. Hoy tiene un final feliz, pero podría no haberlo tenido”.

Contó que a la madre la vio “en estado de ebriedad” y que “no se podía sostener” hasta que largó en llanto “cuando entró en conciencia”. Y graficó que “el padre estaba a un costado, también llorando”.

Por otra parte, dio detalles del diálogo que tuvo con una de las nenas: “La más grande me dijo que la madre la pasó a buscar por el jardín y que estaban hace varias horas en esa barranca. Me dijeron que habían dormido bien”.

Y concluyó: “El servició de asistencia social ubicó a la abuela en horas de la noche y se acercó durante la madrugada. No sé si ahora está en la dependencia”.

Ambas niñas quedaron al resguardo en el sector de pediatría del centro médico hasta que se resuelva la situación.