Una adolescente, víctima de un hombre de 70 años que la habría prostituido salió llorando de una audiencia de los tribunales de Concordia, Entre Ríos, al reconocer entre los funcionarios judiciales a un “cliente”.

Tras el hecho, regresó al hogar del Condejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (COPNAF), en donde había sido alojada, y contó a empleados del lugar que tenía miedo. “Uno de los que estaba en la audiencia fue cliente”, afirmó. De inmediato, la joven identificó al sujeto, quien estaba presente en representación del Ministerio Público de la Defensa. Se trata de un hombre que ocupa el cargo de defensor, por ahora sin concurso.

Los responsables del COPNAF presentaron la denuncia al Ministerio Público Fiscal y días después la chica fue entrevistada en Cámara Gesell. El testimonio fue el mismo: mantuvo sus dichos y volvió a identificar como presunto cliente al defensor que participó de la audiencia, según informó El Entre Ríos.

El principal acusado en la causa es un hombre de 70 años, actualmente en prisión domiciliaria, señalado por la joven como quien la prostituía y conseguía los clientes. También están imputadas la madre de la víctima y una hermana mayor.

Ella no habría sido la única víctima de trata, sino que también serían víctimas otras tres hermanas menores; la más chica, de 13 años, está embarazada.

Luego de la denuncia, el funcionario judicial señalado sostuvo que “evidentemente había una confusión” y puso a disposición su teléfono celular, el cual ya fue peritado.

También pidió que se periten las cámaras de seguridad en la zona donde se desarrollaban estas citas. Aunque desde la investigación entienden que no tendría mucho valor probatorio porque, en principio, no se tienen fechas precisas de cuándo habrían ocurrido estos encuentros con la menor.