La mejor jugadora del tenis argentino de todos los tiempos expresó su deseo de conocer al crack rosarino y lamentó profundamente la muerte del 10.


La mejor jugadora del tenis argentino de todos los tiempos, Gabriela Sabatini, expresó su deseo de conocer al crack rosarino Lionel Messi y lamentó profundamente la muerte de Diego Maradona, hecho que todavía le cuesta asimilar.

“Me encantaría conocer a Messi. Es lo más grande que hay. Siempre tendrá el aliento de todos por las alegrías que nos da constantemente, es un placer verlo jugar”, manifestó Sabatini en la entrega de los premios Konex a la excelencia deportiva.

La exnúmero tres del mundo, invitada especial del gran jurado, fue elegida por el propio Messi para que recoja el Konex de Brillante ante su imposibilidad de venir a la Argentina por sus compromisos con Barcelona de España y la suspensión de la doble jornada de Eliminatorias Sudamericanas.

“Es un honor enorme que me haya elegido, por lo que significa Lionel, porque lo admiro profundamente y lo veo todo el tiempo. Ésta sería una buena excusa para llevárselo y conocerlo”, indicó “Gaby”.

La ganadora del US Open en 1990 continuó con sus elogios hacia el actual capitán del seleccionado argentino con un pedido especial.

“Tiene entrega cuando juega para la selección y tenerlo como argentino, es un orgullo. Todo el mundo habla de él, te dicen: “Messi, Messi”, como en su momento pasaba con Maradona. Son deportistas y personas que tenemos que cuidar mucho y alentarlos todo el tiempo”, apuntó.

El entusiasmo de Sabatini, sin perder su habitual timidez reflejado en el tono bajo de su voz, cambió en el recuerdo a Maradona, una leyenda del fútbol mundial cuyo fallecimiento, el 25 de noviembre de 2020, generó un impacto global.

“La muerte de Maradona fue dura, esto mismo sintieron muchas personas. No lo podía creer. No veía bien a Diego, pero no pensé que iba a llegar ese momento, pensé que siempre iba a estar presente. Fue duro asimilarlo. Hoy en día pienso y digo: “Diego no está” y “me cuesta creerlo”, dijo Sabatini con cierta congoja en el Patio de la Ciudad Cultural Konex.