Varios focos de incendio -que se presumen intencionales- se abrieron en el extremo sur de Cariló, en un sector de reserva forestal donde desde anoche trabajan dotaciones de bomberos del distrito de Pinamar y la zona en el intento de poner freno al avance de las llamas.

El sector afectado se encuentra entre un área de nuevo desarrollo inmobiliario, el barrio privado Constancia, hacia el límite con Villa Gesell, una zona de muy frondosa vegetación.

El trabajo es intenso y difícil para atender un área de difícil acceso para los vehículos de apoyo con los que cuentan los bomberos, que seguían recibiendo refuerzos de la zona.

“En este momento se desarrolla un incendio con cinco focos en Cariló. Hay 70 bomberos trabajando a pie, ya se estableció un cortafuegos y se está dando abastecimiento a todo el personal. Trabajo conjunto con los bomberos de la región, policía y guardia urbana municipal”, explicó el intendente de PInamar, Martín Yeza, desde redes sociales.

Con palas mecánicas se buscaba abrir senderos para posibilitar el acceso de los vehículos de doble tracción con los que cuentan los bomberos para poder aproximar un abastecimiento directo de agua, ya que hasta el momento el ingreso solo es posible a pie, por lo que los bomberos trabajan con mochilas individuales.

“Claramente fue intencional”, dijo Yeza, a partir de datos aportados por los responsables de Bomberos que identificaron cinco focos de fuego, bien distantes entre sí. Sobre la dinámica del siniestro advirtió que la preocupación tiene que ver con el giro que pueda tener el viento, ya que durante la mañana y hasta estas primeras horas de la tarde soplaba hacia el mar, lo cual le ponía un límite a las llamas. “Si cambia, que se una posibilidad, se puede complicar”, dijo..

Vecinos de la zona pronto se acercaron a colaborar y acercaron agua potable y algunos insumos para abastecer al equipo de seguridad que se multiplica en el lugar. El sector alcanzado por el fuego no tiene viviendas en proximidades, ni ningún otro inmueble que corra riesgo.