Se investigan los informes de coágulos de sangre en pacientes. Dinamarca, Islandia y Noruega suspendieron el uso de la vacuna Oxford-AstraZeneca Covid-19 mientras el regulador de medicamentos de la Unión Europea investiga si la inyección podría estar relacionada con varios informes de coágulos sanguíneos.

Dinamarca anunció una suspensión de dos semanas el jueves luego de una serie de informes de coágulos de sangre en el país, incluido un caso fatal. Islandia y Noruega siguieron su ejemplo, pero no dijeron cuánto durarían sus suspensiones.

El ministro de Salud de Dinamarca, Magnus Heunicke, dejó en claro que la pausa era una «medida de precaución» y dijo que aún no se podía sacar conclusiones.

«Actuamos temprano, necesita ser investigado a fondo», dijo en un tuit.

La Autoridad Sanitaria danesa también destacó que la decisión era temporal.

«Estamos en medio del lanzamiento de vacunación más grande e importante en la historia de Dinamarca. Y ahora mismo necesitamos todas las vacunas que podamos obtener. Por lo tanto, poner una de las vacunas en pausa no es una decisión fácil. Pero precisamente porque vacunamos tantos, también debemos responder con atención oportuna cuando hay conocimiento de posibles efectos secundarios graves. Necesitamos aclarar esto antes de que podamos continuar usando la vacuna de AstraZeneca», dijo Søren Brostrøm, director de la Junta Nacional de Salud. en la declaración.

«Es importante enfatizar que no hemos optado por excluirnos de la vacuna AstraZeneca, si no que la estamos suspendiendo. Hay buena evidencia de que la vacuna es segura y efectiva. Pero tanto nosotros como la Agencia Danesa de Medicamentos tenemos que reaccionar a informes de posibles efectos secundarios graves, tanto de Dinamarca como de otros países europeos pues eso muestra que el sistema de seguimiento funciona».

El caso de Islandia y Noruega: también suspendieron el uso de la vacuna de AstraZeneca

En declaraciones a CNN, Kjartan Njálsson, asistente del director de salud en Islandia, dijo que aunque no había informes de pacientes que desarrollaran coágulos de sangre en el país, estaban esperando el consejo de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). «Es la falta de datos en este momento lo que nos preocupa», agregó.

El Instituto Noruego de Salud Pública emitió un comunicado diciendo que el país también había optado por «pausar» las vacunas tras el informe de una muerte en Dinamarca como resultado de un coágulo de sangre. También señaló que se habían informado casos de coágulos de sangre poco después de recibir la vacuna de covid-19 en Noruega, pero «principalmente en los ancianos, donde a menudo también hay otra enfermedad subyacente».

A principios de esta semana, varios países de la UE detuvieron el uso de dosis que provenían de un lote particular de la vacuna AstraZeneca, después de que una mujer de 49 años en Austria muriera de trombosis múltiple el domingo. La EMA dijo el miércoles que «no había indicios» de que la vacunación hubiera estado detrás de los casos de coagulación o muerte.

AstraZeneca defiende la seguridad de su vacuna

En un comunicado el jueves, AstraZeneca dijo que la seguridad del paciente era su «máxima prioridad».
«Los reguladores tienen estándares claros y estrictos de eficacia y seguridad para la aprobación de cualquier medicamento nuevo, y eso incluye la vacuna COVID-19 AstraZeneca. La seguridad de la vacuna se ha estudiado ampliamente en ensayos clínicos de fase III y los datos revisados ​​por pares confirman que la vacuna es generalmente bien tolerada», dijo la compañía en un comunicado.

El jueves, Italia se unió a Austria, Estonia, Lituania, Luxemburgo y Letonia para suspender el uso de dosis del lote ABV5300. Los funcionarios daneses no especificaron si su muerte reportada estaba relacionada con el mismo lote.

La EMA dijo que el lote ABV5300 se había entregado a 17 países de la UE, lo que comprende 1 millón de dosis de la vacuna.

«Algunos países de la UE también han suspendido posteriormente este lote como medida de precaución, mientras se lleva a cabo una investigación completa. Aunque se considera improbable un defecto de calidad en esta etapa, se está investigando la calidad del lote», dijo la EMA en un comunicado.

La investigación es el más reciente problema en Europa para la farmacéutica británico-sueca AstraZeneca, que se ha visto presionada para producir más vacunas después de que les faltaran decenas de millones de dosis en las entregas a la Unión Europea.

Italia prohibió la exportación de 250.000 dosis de la vacuna a Australia la semana pasada en un esfuerzo por proteger sus suministros nacionales. Francia dijo que también consideraría prohibir las exportaciones, a medida que aumentan las preocupaciones sobre el nacionalismo de las vacunas.

La compañía también ha enfrentado resistencia en el bloque, pues los organismos reguladores de los países miembros han tardado o dudado en recomendar la vacuna en personas mayores de 65 años, citando la falta de datos.

Desde entonces, los organismos reguladores de varios países, incluidos Alemania y Francia, han cambiado las recomendaciones para incluir a las personas mayores de 65 años, ya que los datos del mundo real han demostrado que la vacuna AstraZeneca es muy eficaz para prevenir la hospitalización en poblaciones mayores. Francia limita la vacuna a personas menores de 74 años.

Sin embargo, los informes anecdóticos sugieren que las personas en algunos países de la UE todavía eligen no tomar la vacuna AstraZeneca.