La prohibición a las niñas menores de 12 años se aplicará tanto en centros públicos como privados e impedirá y limitará la libertad de las alumnas a la hora de cantar el himno nacional. En las redes sociales, diversos usuarios mostraron su desacuerdo con esta medida del Gobierno comparándola con la ideología de los talibanes.

El Ministerio de Educación afgano ha emitido una directiva por la que ordena a las alumnas de más de 12 años que no canten en público en entornos mixtos, es decir, en presencia de hombres, argumentando que están perdiendo con canciones el tiempo que deben dedicar a otras actividades.

El pasado miércoles, la compañía de televisión afgana Ariana News publicó una carta firmada por el Ministerio de Educación del país en la que se prohíbe a las estudiantes mayores de 12 años cantar el himno nacional o cualquier otra canción grupal en eventos donde haya hombres. Solo estará permitido si el público se compone íntegramente de mujeres. Por otro lado, los profesores de canto varones no podrán enseñar a alumnas femeninas.

Najiba Arian, portavoz del Ministerio de Educación, confirmó la legitimidad de la carta y añadió que la medida se aplica a todas las escuelas, tanto privadas como gubernamentales, informan medios locales.

Según Arian, la decisión fue tomada a petición de estudiantes y padres.

No obstante, en las redes sociales numerosos usuarios mostraron su desacuerdo con la medida del Gobierno, comparándola con la ideología de los talibanes.

“No es bueno para la imagen de la República si comienzan a emular los mismos valores que los talibanes”, dijo en un tuit la periodista Ruchi Kumar.

Otro usuario de Twitter señaló que la ministra de Educación, Rangina Hamidi, se ha presentado durante mucho tiempo como una defensora de los derechos de las mujeres, pero ahora usa su voz para “callar a las jóvenes afganas”.

Al mismo tiempo, algunos defendieron la medida suponiendo que se tomó debido a quejas de acoso hacia las menores, mientras que otros usuarios aseguraron que esta decisión no ayudará a resolver ese problema.