Sucedió en un comercio del centro de Rosario. La mujer quiso comprar cigarrillos de una determinada marca y cuando la cajera le dijo que no tenía la maltrató y comenzó a tirar la mercadería al piso. Luego le tiró botellazos, ante la mirada de su pequeño hijo. “Tengo miedo”, dijo la empleada

Un impactante caso de violencia y xenofobia quedó al descubierto al viralizarse el video del ataque de una clienta a la empleada de origen haitiano, en un negocio de Maipú al 1200, en el centro de Rosario. Luego de un intercambio de palabras por una compra puntual, la mujer reaccionó de manera violenta, trató a la empleada de manera xenófoba y después comenzó a tirar toda la mercadería al piso. Después le arrojó botellas y otros objetos del comercio. Todo ante la mirada de su pequeño hijo, que la había acompañado al kiosco. “Tengo miedo de que vuelva”, contó la agredida en El Tres.

En el video se puede apreciar perfectamente toda la secuencia. Una mujer le pide cigarrillos sueltos de una determinada marca a la mujer que llegó a Rosario desde Haití, que está del otro lado del mostrador y que le responde que solo tiene “mentolados”. De ahí en más, la clienta adopta una actitud violenta y le recrimina que “siempre tratás mal a los clientes”.

Mientras tanto, otra mujer intentaba pagar lo que había comprado en la caja y el hijo de la clienta esperaba en la puerta. 

A continuación, se observa en el video de la cámara de seguridad cómo la mujer comienza a tirar al piso la mercadería que estaba acomodada en las estanterías del negocio. También insulta a la empleada y la amenaza advirtiéndole que su esposo “es policía federal”. 

De 12 a 14 entrevistó este viernes a Queteaut, la mujer extranjera agredida, que está al frente del negocio junto a su hermano, según contó. “Vino a compra cigarrillos sueltos, le dije que solo tenía mentolados; empezó a discriminarme, a decirme negra sucia”, relató la mujer en audible castellano. 

“Me tiró cosas, me tiró botellas, de todo. Una me pegó en la espalda”, agregó. 

Queteaut detalló que la mujer que la agredió “vive en la zona”. Y remarcó: “Me duele mucho lo que me dijo, tengo miedo de que vuelva y me trate de nuevo así, para pegarme o hacerme algo”.