La víctima es un letrado que representó a un supuesto sicario de Los Monos que fue asesinado en 2018. Fue trasladado con heridas graves al Hospital Eva Perón

Un abogado penalista de Rosario sufrió un atentado a balazos a quemarropa cuando estaba en una estación de servicios Axion, a metros del club de fútbol infantil El Torito, en Baigorria y Boedo, avenida que conecta con Camino de los Granaderos, en el barrio Parquefield.

El ataque fue alrededor de las 20, ante testigos, cuando dos ocupantes de una moto le descargaron una decena de tiros a la víctima, que se encontraba a bordo de un Mercedes Benz negro en el surtidor.

El hombre atacado es, según informaron fuentes policiales, el abogado Ariel González Zeballos, un penalista que es el padre de un fiscal del Ministerio Público de la Acusación (MPA) en Rosario. Hace tres años el hombre atacado fue representante penal de Ezequiel “Parásito” Fernández. Este fue asesinado en una brutal emboscada en Granadero Baigorria, el 19 de abril de 2018, junto a su hermano José Horacio “Grasa” Fernández y Gerardo “Abuelo” Abregú. Todas las víctimas aparecían en el legajo del caso como asesinos a sueldo de Los Monos.

Testigos deslizaron que González Zeballos recibió entre diez y doce balazos por razones que aún se desconocen. “Estábamos tomando una gaseosa en la estación de servicio cuando se bajaron dos hombres de una moto y comenzaron a dispararle al conductor del Mercedes”, indicaron testigos a La Capital.

Como resultado del ataque, el penalista fue trasladado con graves heridas hacia el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, según consignaron a este diario fuentes policiales. La identificación de la víctima fue confirmada a partir del cotejo de la chapa patente del Mercedes Benz con la base informática del Registro Nacional de la Propiedad Automotor, que indicó que el propietario del vehículo es González Zeballos.

Leer más: “Hubo una clara intención de era que nadie saliera vivo de ese auto”, dijo el abogado de una de las víctimas

La balacera generó pánico y conmoción en la zona, ya que a escasos metros se disputaba una jornada de fútbol infantil en el club El Torito. En la estación de servicio había público que presenció el atentado que fue unilateral y ejecutado a quemarropa.

González Zeballos tuvo una alta visibilidad pública cuando se produjo el triple crimen de Granadero Baigorria, ocasión en la que fue ultimado uno de sus clientes. Este homicidio múltiple tuvo como trasfondo el sanguinario enfrentamiento entre dos organizaciones históricas: la de Los Monos y la de Esteban Alvarado.

El 23 de abril de 2019 Mauricio Laferrara, apodado “Mauri”, un hombre que entonces tenía 23 años, fue imputado por los fiscales Luis Schiappa Pietra como ejecutor de ese triple asesinato. Laferrara fue señalado como autor de homicidios por encargo de Alvarado. La hipótesis, obtenida de testigos reservados, es que Alvarado se enteró de que Parásito había recibido el encargo de matarlo y por ello decidió anticiparse.

También hubo publicidad en torno del abogado cuando fue detenido en el importante operativo que la Justicia Federal de Campana realizó contra el grupor liderado por Mario Roberto Segovia, conocido como rey de la efedrina. González Zeballos fue procesado entonces por ocuparse de operaciones financieras y lavado de activos del grupo de Segovia. Un mes después de la detención la Cámara Federal de San Martín dispuso su excarcelación bajo una caución de 250 mil pesos.