La decisión se tomó como precaución ante los casos de trombosis detectados en el continente europeo, a la espera de una decisión de los reguladores regionales

Alemania detuvo este lunes el uso de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca después de reportes de incidentes de coagulación sanguínea en Europa y afirmó que es necesario examinarlos más de cerca.

Después de nuevos informes de trombosis cerebral en relación con la vacunación en Alemania y Europa, el PEI considera necesarias más investigaciones”, dijo el Ministerio de Salud alemán, en referencia a una recomendación de la autoridad de vacunas del país, el Instituto Paul Ehrlich.

“La Agencia Europea de Medicamentos EMA decidirá si los nuevos hallazgos afectarán la aprobación de la vacuna y cómo lo harán”, agregó.

Francia e Italia suspendieron como precaución la vacunación con AstraZeneca unas horas después que Alemania informara una decisión análoga tras los recientes casos de trombosis en Europa.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que Francia suspendería temporalmente el uso de la vacuna de la farmacéutica anglo-sueca, a la espera de recibir la opinión este martes de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

”La suspendemos hasta mañana por la tarde”, dijo en una rueda conjunta con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, con quien mantiene en la ciudad francesa de Montauban la XXVI cumbre bilateral entre ambos países.

Macron aclaró que la decisión ha sido tomada por recomendación y en vínculo con las autoridades sanitarias francesas.

Por su parte, la Agencia Italiana de Medicamentos (AIFA) también suspendió por “precaución” la inyección y precisó que la medida fue tomada “por precaución y de manera temporal en todo el territorio”, mientras se espera la decisión de EMA. La semana pasada AIFA ya había suspendido la inoculación de un lote de esta vacuna, tras la muerte de un militar y un policía en Sicilia (sur), que la Justicia italiana está investigando.

Distintos países europeos han identificado casos de trombosis entre los vacunados con ésta formula e investigan si hay una relación de causa y efecto.

(efe)

Noruega suspendió temporalmente el pasado jueves de forma preventiva la aplicación de esa vacuna horas después de que lo hiciera Dinamarca, que registró una muerte en una mujer de 60 años.

A esa decisión se sumaron posteriormente Islandia, Irlanda, Bulgaria y Países Bajos, mientras que otros países, como Austria, Estonia, Letonia, Lituania y Luxemburgo, habían retirado días antes un lote en concreto de la vacuna al detectar casos de trombosis.

La EMA recomendó la semana pasada seguir administrando la vacuna al considerar que “los beneficios de la vacuna siguen superando sus riesgos”. Aunque la investigación sigue en marcha, el comité de seguridad (PRAC) de la EMA concluyó que, de momento, “no hay indicios de que la vacunación haya causado estas afecciones, que no se enumeran como efectos secundarios de esta vacuna”.

AstraZeneca ha informado que un análisis de sus datos de seguridad que cubren los casos reportados de más de 17 millones de dosis de vacunas administradas no mostró evidencia de un mayor riesgo de embolia pulmonar, trombosis venosa profunda o trombocitopenia, con niveles bajos de plaquetas.

“De hecho, el número informado de este tipo de eventos para la vacuna COVID-19 AstraZeneca no es mayor que el número que habría ocurrido de forma natural en la población no vacunada”, declaró una portavoz de la compañía. Tales tendencias o patrones tampoco se observaron durante los ensayos clínicos de la vacuna, agregó.