Es uno de los coches que tiene el fuelle en el medio. Quedó cruzado en plena calzada causando inconvenientes en el tránsito.

Según pudo consignar, el colectivo se aprestaba a levantar pasaje en la esquina de 9 de Julio y Mendoza cuando se le rompió el eje. El chofer perdió el control y terminó subiéndose a la vereda e impactó contra el cartel de un local al que le provocó daños y rosó la puerta del mismo.

Además, algunos pasajeros sufrieron unos golpes menores, y fueron atendidos rápidamente por personal de 107 y todos dados de alta sin ninguna consecuencia.

Más allá del riesgo, el inconveniente genera conflictos en el tránsito que se encuentra prácticamente interrumpido en pleno macrocentro santafesino.