La esposa del empresario Kenny Álvarez Echalar temió que hubiera sido víctima de un delito y denunció su desaparición. Los agentes lo encontraron junto a una joven en un hotel.

La policía tucumana le exigió a un empresario boliviano que pague los costos del operativo de seguridad desplegado para buscarlo y que encontró después de haberse escapado con una amante.

El pedido de la fuerza de seguridad fue presentado a la Justicia de Tucumán, la que deberá decidir si Kenny Jairo Álvarez Echalar tiene que responder con su patrimonio el gasto que demandó el despliegue policial llevado a cabo tras la denuncia de desapareción que había presentado su esposa, Marta Reyna Martínez.

Después de varias horas desaparecido, la mujer pensó que su esposo podía haber sido víctima de un delito, porque había salido de su casa con una importante suma de dinero para hacer un trámite.

Fue ese temor el que la llevó a denunciar el 5 de marzo pasado la desapareción de Álvarez Echalar a la policía tucumana, que de inmediato inició la búsqueda del paradero.

Sin embargo, el empresario fue encontrado sano y salvo en un hotel de la ciudad turística de Tafí del Valle junto a una joven mujer.

La policía concluyó que Álvarez Echalar no fue víctima de un delito y por eso pidió la intervención judicial para exigir un resarcimiento económico que compense el gasto de la búsqueda.