Gracias al uso de las redes neuronales, la aplicación Wombo puede hacer que cualquiera interprete los mejores éxitos de karaoke. La aplicación sincroniza imágenes que contienen un rostro (o cualquier cosa parecida a un rostro humano) con canciones populares, convirtiendo las fotos en cortos clips surrealistas.

Miles de internautas ya publicaron en las redes sociales una avalancha de videos en los que hacen cantar canciones como ‘I Will Survive’ o ‘Ding Dong Song’ a varios líderes internacionales, políticos y personalidades famosas. Algunos también experimentaron con obras de arte y animales.

Wombo fue lanzada a finales de febrero por desarrolladores canadienses, informa The Verge. Sus creadores dicen que dos semanas después de hacerse pública, la aplicación, cuyo nombre hace referencia al videojuego Super Smash Bros, ya había sido descargada más de dos millones de veces.

El creador de Wombo, Ben-Zion Benkhin, explicó que la aplicación funciona transformando caras mediante coreografías predefinidas. Benkhin y su equipo grabaron en su estudio videos de referencia para cada canción de las 18 disponibles hasta el momento en Wombo y luego los usaron para poder animar cualquier imagen. “Robamos los movimientos del rostro [de los vides grabados] y los aplicamos a tu foto”, dice.

Benkhin confesó que el lanzamiento del producto fue “una alegría enorme” para él. “Se me ocurrió la idea de Wombo en agosto de 2020 mientras fumaba con mi vecino en la azotea. Había estado siguiendo lo que se hacía en el campo de la inteligencia artificial, de los memes y del ‘deepfake’, y de repente vi una oportunidad para hacer algo genial”, relató al portal.

Wombo, disponible en App Store y Google Play, es gratis y fácil de usar. Para hacer una imagen animada, solo se necesita cargar una foto o hacerse una selfi, escoger una canción y clicar el botón de sincronización. La suscripción pagada se ofrece solo para procesar fotos más rápido y eliminar anuncios.

Según los desarrolladores, los usuarios no tienen que preocuparse por la seguridad de los datos. “Nos tomamos la privacidad muy en serio. Todos los datos se eliminan y no los compartimos con nadie”, aseguró Benkhin.