Lo advirtió la ONG humanitaria Save The ChildrenEl país africano vive un conflicto armado interno desde 2017 en el que fueron asesinados 1.300 civiles.

Niños de 11 años están siendo decapitados en el norte de Mozambique, según alertó la ONG humanitaria Save The Children, como parte de un conflicto interno en el que en poco más de tres años unos 1.300 civiles fueron asesinados.

Se llevaron a mi hijo mayor y lo decapitaron. No pudimos hacer nada porque también nos mataban a nosotros“, indicó a Save The Children una madre de cuatro hijos sobre el día en que un grupo de insurgentes atacó su pueblo en la provincia de Cabo Delgado, quemaron casas de vecinos y mataron a uno de sus niños.

Según informó la Oficina de Naciones Unidas (ONU) para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), unas 670.000 personas fueron desplazadas de sus hogares como consecuencia del conflicto armado.

Mi padre, los tres niños y yo estuvimos cinco días comiendo bananas verdes y bebiendo agua de banano hasta que conseguimos un medio de transporte“, relató otra sobreviviente después de que hombres armados mataran a uno de sus hijos, de 11 años.

El conflicto yihadista en el norte de Mozambique comenzó en octubre de 2017 con el primer ataque a dos comisarias de un grupo apodado por la población local como Al Shabab, que tiene lazos con el Estado Islámico (EI).

Desde ese momento los ataques no dejaron de crecer en la región, que es rica en piedras preciosas como rubíes y gas natural, de cuya extracción participan grandes multinacionales.

La creciente ola de inseguridad también está asociada a ataques contra la población civil perpetrados por mercenarios sudafricanos y militares mozambiqueños, acusados de ejecuciones extrajudiciales, torturas y detenciones arbitrarias de sospechosos yihadistas, denunció Amnistía Internacional.

Según distintas estimaciones, al menos 2.614 personas murieron en este conflicto, entre ellas 1.312 civiles.