La victoria de los Lakers sobre los Golden State Warriors dejó un curioso episodio que se produjo durante el segundo cuarto del partido. En esta ocasión el protagonista fue Kyle Kuzma.

El joven de 25 años se ganó las burlas de prácticamente todos los que estaban presenciando el encuentro que se desarrolló en el Chase Center de San Francisco al ejecutar uno de los peores tiros libres de la temporada de la NBA.PUBLICIDAD

Como si fuera poco, además de las risas incontenibles de Curry y Dyamond Green, entre otros, el alero se defendió en declaraciones posteriores al duelo con una excusa insólita.El bando de los Warriors estalló tras el increíble fallo de Kuzma

Quedaban siete minutos para el final de la primera mitad cuando Kuzma se dispuso a tirar desde la línea después de que Montrezl Harrell recibiera una falta técnica de James Wiseman por un codazo en la nariz cuando intentaban bloquear un lanzamiento.

El oriundo de Michigan picó la pelota, miró al aro, se preparó y cuando soltó el disparo el balón se fue por la parte izquierda sin siquiera tocar el metal. Una jugada que desencadenó varias reacciones de ambos bandos. En principio se pudo ver lo que parecía ser un regaño de Harrell por la ejecución.

Pero lo más curioso iba a suceder después de ello, cuando las cámaras se fueron con el banco de los Warriors. Allí varios jugadores no podían creer lo que había errado su rival e incluso Dyamond Green soltó una gran carcajada, mientras se burlaba de lo que había sucedido.

A su lado también estaba Stephen Curry, que parecía decirle algo mientras se reía, a lo que Kuzma le contestó un tanto avergonzadoLos Lakers se impusieron en el duelo contra los Warriors por 128-97

Lo más curioso, sin embargo, ocurrió después del partido y al momento de dar declaraciones. El norteamericano se paró ante los micrófonos, fue consultado por el disparo, e intentó defenderse con una increíble excusa.

San Francisco tuvo un terremoto de 3,5 grados y todo empezó a temblar. No sé, me asusté y se me fue muy a la izquierda”, comentó el jugador mientras sonreía.

Con la derrota, Golden State frenó su seguidilla de victorias como local (4) un día después de cortar su peor racha de derrotas de la temporada (4) al imponerse al Jazz 131-119. Los Lakers, en tanto, venían de perder sus dos últimos encuentros como visitantes, ambos contra equipos de la Conferencia Oeste.