Pertenecen al vuelo S200P de la compañía aérea British Airways, que cayó en picada y se incendió en la década del ‘40.

Pamela Aitken y Kathryn Gaffery, un par de excursionistas, se encontraban caminando por la montaña Irish Law, en el condado de Ayrshire, en Escocia, cuando se toparon con los restos de un avión de pasajeros estrellado que data de 1948.

Tras el asombro, las mujeres no dudaron en fotografiarse con los restos y subir las imágenes a sus redes sociales, donde se hicieron virales en cuestión de horas. A partir de eso, surgieron decena de teorías y especulaciones respecto a su origen.

De acuerdo a lo informado por el medio británico Daily Record, los restos pertenecen al vuelo S200P de la compañía British Airways, que cayó en picada y se incendió luego de estrellarse contra la montaña el 21 de abril de 1948. De los 16 pasajeros, hubo solamente 13 heridos y ninguna víctima fatal.


Según registros de la época, el avión despegó a las 15:09 hora argentina. Después de una hora, el control de tráfico aéreo del Aeropuerto de Glasgow le dio autorización para aproximarse a pista. Cerca de la aeroestación, la aeronave chocó contra la Irish Law y se partió en tres. La posterior investigación reveló que la causa fue un error del piloto, ya que no se detectaron problemas técnicos.

“Kathryn, mi amiga y compañera de senderismo, y yo hemos estado explorando todas las colinas locales. Nunca esperábamos encontrarnos algo así. Ni siquiera sabíamos del accidente”, contó Pamela a The Sun.