El ex manager de Diego Maradona fue internado por fibrosis pulmonar, una secuela de Coronavirus.

Por estas horas, Guillermo Coppola debió ser trasladado a terapia intensiva por baja saturación de oxígeno. El ex representante de 73 años se encuentra internado en el Sanatorio Finochietto por problemas respiratorios. Según explicó él mismo, se trataban de secuelas de COVID-19, enfermedad que contrajo a principios de año y de la que se había recuperado notablemente.

Imagen

Durante los primeros días de enero, Guillote había contado que había contraído COVID-19 y que se enteró después de presentar síntomas como fiebre y tos seca. “Me di cuenta que algo me pasaba porque tenía 37,8 de fiebre un rato, no tengo ánimo, siento como si me hubiesen golpeado, mucho dolor de cintura y un poco de cabeza”, explicó en aquel momento, aislado en su hogar.

Pero, según allegados a Coppola, debió ser trasladado por complicaciones respiratorias y la consecuente baja saturación de oxígeno que le habría desatado el virus. El empresario se encuentra con mascarilla de oxígeno hasta que recupere los niveles normales.

Según los especialistas de salud, la fibrosis pulmonar ha sido una de las secuelas que deja en algunos de los recuperados de COVID-19. Dicha enfermedad pulmonar se produce cuando el tejido pulmonar se daña y se producen cicatrices. Por ese motivo, el tejido engrosado y rígido hace que sea más difícil que los pulmones funcionen correctamente y comienzan a fallar. A medida que la fibrosis pulmonar empeora, el paciente tiene cada vez más dificultad para respirar.

Imagen

Durante todo 2020, en plena pandemia de Coronavirus, Guillermo había explicado que cambió todos sus hábitos y era muy exigente con los cuidados para evitar contagiarse. De hecho, una de sus únicas salidas fue por tras la muerte de Diego Maradona, en noviembre. En aquel momento, Coppola estuvo presente en el velatorio y en el entierro de quien fuera su amigo.