La Unión Europea acordó este miércoles adoptar un nuevo paquete de sanciones, que incluye a cuatro personas y una entidad de China por el trato a los uigures.

En total, las medidas por el régimen global de sanciones de derechos humanos -que deben ser aprobadas por los ministros de Exteriores de la UE el lunes- afectan también a funcionarios de Rusia, Corea del Norte, Eritrea, Sudán del Sur y Libia, dijeron diplomáticos.

La UE también se propone discutir la adopción de sanciones contra militares de Birmania, que derribaron al gobierno civil y llevan adelante una violenta represión a las protestas.

El martes, el embajador de China ante la UE, Zhang Ming, había formulado una clara advertencia sobre la posibilidad de que esas sanciones sean implementadas.

“Quiero enfatizar que las sanciones representan una confrontación. Las sanciones basadas en mentiras podrían interpretarse como un socavamiento deliberado de los intereses de seguridad y desarrollo de China”, dijo.

Organizaciones de derechos humanos creen que al menos un millón de uigures y otras minorías, en su mayoría musulmanas, han sido encarceladas en campamentos en la región noroeste de China, donde el régimen de Beijing también es acusado de esterilizar a mujeres por la fuerza e imponer trabajo forzoso.

China ha negado enérgicamente las acusaciones de trabajo forzoso que involucran a uigures y afirma que los programas de capacitación, planes de trabajo y una mejor educación han ayudado a erradicar el extremismo en la región.

La UE enfrenta un delicado equilibrio en sus relaciones con China, ya que trata a Beijing como un rival y también como un socio económico potencial.