Un joven de 14 años creó una cuenta en la red social Twitter a espaldas de su madre, con la esperanza de ganar un poco de dinero vendiendo sus dibujos en la plataforma y de esta manera, ayudar a solventar los gastos de su hogar.

Samuel Andrés Medina vendió su primer dibujo en línea por un dólar, y se trata de un esfuerzo que comenzó en enero con un tweet, que realizó con la esperanza de ganar un poco de dinero, y darle a su familia un respiro de los desafíos económicos que enfrentan como la mayoría de los residentes de este país.

“Hola, soy Samuel. Vendo mis dibujos a un dólar para ayudar a mi mamá con mi dieta, comprarle una casa y una bodega para que no trabaje en la calle y se enferme de COVID y comprarme una mantequilla de maní para mí. Gracias señor y señora”, escribió junto con las fotos de cuatro dibujos.

Estas líneas se volvieron viral y desde su mesa con un mantel tejido, colocada entre un sofá gastado y una nevera oxidada, ha dibujado y vendido decenas de ilustraciones.

“La verdad, yo no sabía que iba a dibujar así, pero ha pasado el tiempo y he logrado pintar de verdad”, dijo Samuel muy orgulloso de él mismo.

Samuel, su madre y dos hermanos viven en Barquisimeto, una ciudad localizada a unas cinco horas al oeste de la capital venezolana. En un país donde los trabajadores ganan un salario promedio de dos dólares al mes, sus dibujos pueden marcar una gran diferencia en el presupuesto familiar.