Fuertes vientos que soplan desde primeras horas de esta madrugada provocaron algunos daños en esta ciudad y localidades balnearias cercanas a partir de la caída de mampostería, carteles y árboles que arrastraron tramos del tendido de cables de los servicios de telefonía y electricidad.

En Villa Gesell las autoridades municipales decidieron suspender la actividad escolar presencial en todos los niveles de enseñanza durante toda la jornada, a la espera de mejores condiciones climáticas, dado que el mal tiempo se extenderá al menos hasta última hora de hoy.

En la costa marplatense, sobre el límite sur de la rambla, las ráfagas de hasta 60 kilómetros por hora destrozaron la empalizada que se había montado sobre la vereda para cerrar una obra de reparación de veredas, próximo a la Pileta Cubierta.

En el Bosque Peralta Ramos, también en el frente sur de la ciudad, vecinos denunciaron la caída de una veintena de árboles de enorme tamaño. En uno de los casos, a la altura de las calles Don Arturo y Mocoretá, uno de ellos cayó sobre tres automóviles que estaban estacionados frente a una casa.


Personal de Defensa Civil trabaja allí y en otros puntos críticos para, motosierras de por medio, retirar estos árboles que en otros casos afectan el tránsito sobre calles que quedaron cortadas por completo por los restos de vegetación.

Cableados eléctricos caídos
Las caídas de árboles también afectaron el servicio eléctrico y telefónico dado que se cortaron los cableados aéreos, por lo que en varios puntos del distrito están a la espera de reparaciones por parte de las empresas a cargo de estas prestaciones.

El temporal también afectó dos distribuidores de energía eléctrica en el extremo note, por lo que también en barrios de aquellas zonas estaban a la espera del restablecimiento del suministro.


“Los problemas más importantes que se advirtieron son por caída de árboles y cortes de cables del tendido eléctrico”, explicó el titular de Defensa Civil del partido de General Pueyrredon, Rodrigo Goncalvez.

Desde la Cooperativa Eléctrica de Villa Gesell (Cevige) reconocieron problemas con el servicio a raíz de la acción de fuertes vientos que soplaron esta madrugada, con momentos más críticos con las primeras luces del día.


Algo similar se dio en Necochea, donde se registraron ráfagas de viento de más de 70 kilómetros por hora, también con postes y cableados que terminaron por el piso, al igual que algunas cartelerías que estaban dispuestas en vía pública.

El Servicio Meteorológico Nacional renovó en últimas horas la condición de alerta amarilla para Mar del Plata, Miramar y Necochea, donde durante el resto de esta jornada se esperan más lluvias y continuidad de fuertes vientos – 51 a 69 kilómetros por hora-, condiciones que recién mejorarían a última hora de hoy.