Una explosión producida por material pirotécnico ha sacudido el californiano barrio de Ontario, cobrándose la vida de dos personas. Una columna de humo, visible desde varios kilómetros a la redonda, alertó al cuerpo de bomberos local, que al llegar a la casa donde se había producido la deflagración, encontraron a una de las víctimas y a varios caballos atrapados por las llamas.

​En una rueda de prensa posterior, el jefe del departamento de bomberos, Ray Gayk, anunciaba que eran dos las víctimas mortales en el centro de la explosión y que ésta podía haberse producido al almacenar dispositivos pirotécnicos de manera ilegal dentro de la casa.



​Las reacciones en redes sociales no se hicieron esperar y varias personas residentes en las cercanías comenzaron a publicar todo tipo de imágenes del accidente.

El Departamento de Bomberos de Ontario comunicó a través de su cuenta de Twitter en torno a las 13:00 (hora local) que ha trasladado “múltiples unidades” al lugar de los hechos y ha pedido a los ciudadanos que abandonen el área o se refugien mientras los agentes del orden intentan recolectar materiales potencialmente peligrosos.