El Reino Unido tendrá que suspender durante unas cuatro semanas la vacunación a los menores de 50 años anunciada para fin de este mes debido a un retraso en la entrega de cinco millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca fabricada en la India.

El Serum Institute en India, el mayor fabricante de vacunas del mundo, supuestamente retrasó un envío al Reino Unido porque su propio Gobierno necesitaba los suministros para los ciudadanos locales.

Según pudo constatar el Financial Times, la creciente demanda de suministros de un fabricante indio de la vacuna de Oxford desarrollada por AstraZeneca está obstaculizando su capacidad para enviar dosis al Reino Unido,

Se esperaba que un total de 10 millones de dosis ingresaran al Reino Unido, aunque no se había especificado un plazo para los envíos y solo llegaron 5 millones de dosis.

Según la BBC, una carta enviada ayer por el NHS, como se le llama al sistema público de salud, instaba a los distintos centros que dejaran de reservar turnos para los menores de 50 años y se concentraran en suministrar la segunda dosis.

La noticia se contrapone con las estimaciones brindadas por el responsable del área de vacunas, Nadhim Zahawi, quien dijo que habría un “rápido aumento” en el número de personas que recibirán su primera dosis antes de fin de este mes.

Ayer, el Gobierno británico anunció que 25 millones de ciudadanos ya han recibido una primera dosis, mientras que estimaba comenzar a vacunar a los menores de 50 a partir del 29 de marzo próximo, y su ministro de Salud, Matt Hancock, insistió en que el déficit era algo normal.

Sin embargo, esta mañana, el secretario de Vivienda, Robert Jenrick, en declaraciones a la BBC, si bien insistió en que aún se cumplirían las fechas previstas, reconoció que están experimentando algunos problemas de suministro, por lo que significa que el lanzamiento de la vacuna será un poco más lento de lo que esperaba.

“Vamos a avanzar lo más rápido que podamos, pero no será tan rápido como podríamos haber esperado durante algunas semanas”, agregó.

Explicó que son varios los fabricantes mundiales que están experimentando problemas e insistió en que no había una sola cadena de suministro a la que se pudiera culpar por los retrasos.

También se negó a decir si el problema con India fue causado por un retraso en la fabricación o por una decisión del gobierno indio de limitar las exportaciones de vacunas.

Por otro lado, los gigantes farmacéuticos Pfizer y AstraZeneca, rechazaron la afirmación del NHS de que el Reino Unido se enfrenta a una escasez de vacunas e insistieron en que no existe una amenaza para los suministros.

En tanto, desde el Serum Institute dijeron al diario Telegraph que el retraso tiene que ver con que el Gobierno indio permita más dosis al Reino Unido y aclaró también que no hay un período de contrato estipulado ni un tiempo en el que se supone que se debe entregar estas dosis. Además, negó que haya escasez de vacunas.

En ese sentido, el director general del Serum Institute, Adar Poonawalla, sostuvo al mismo diario que nunca hubo un compromiso de suministrar dosis al Reino Unido en un tiempo estipulado.

“Sólo dijimos que ofreceríamos nuestra ayuda. India ha permitido que 5 millones de dosis vayan al Reino Unido. El Gobierno indio decidirá las dosis restantes que se entregarán en el momento oportuno. Mientras se equilibra la India y todas sus necesidades al mismo tiempo”, aseguró.

El Reino Unido también se enfrenta a una amenaza de la Unión Europea (UE), sobre una restricción en las exportaciones de vacunas.

En ese sentido, ayer la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, amenazó al Reino Unido con bloquear las exportaciones de vacunas si el Gobierno británico sigue impidiendo que lleguen a la UE, vacunas de AstraZeneca producidas en fábricas de la isla.

Von der Leyen agregó que, ante la falta de reciprocidad de parte de los países productores de vacunas contra el coronavirus, el bloque comunitario impulsaría un endurecimiento de las condiciones para la exportación de los antígenos.