Añadirá un procesador más potente y cámaras mejoradas, en búsqueda de mejorar este modelo de tablets, que tuvo un gran éxito durante los meses de pandemia por el coronavirus.

El diseño de estos dispositivos será similar a los iPad Pros actuales y contarán con los mismos tamaños de pantalla de 11 y 12,9 pulgadas,  que además tendrá un procesador actualizado con un rendimiento similar el del chip M1 -desarrollado por Apple Silicon y fabricado por la taiwanesa TSMC- utilizado en las últimos MacBook Air, MacBook Pro y Mac mini.

La empresa norteamericana dirigida por Tim Cook busca además añadir una pantalla con tecnología Mini-LED en, al menos, el modelo más grande, lo que proporcionaría un panel más brillante y con relaciones de contraste mejoradas.

Por su parte, otra de las principales novedades que traerá esta actualización de la línea sería el uso del puerto Thunderbolt, que habitualmente está disponible en las computadoras Mac, para cargar y conectarse con monitores externos y también con otros accesorios, lo que permitiría que el dispositivo sea útil como reemplazo de una computadora.

En relación a los IPad clásicos, la compañía planea también llevar adelante una actualización. con un diseño más delgado y ligero, aunque todavía no se sabe si abandonará el marco característico.

Además, el iPad Mini también se renovaría y recibiría una pantalla más grande, de 7,9″, para eel modelo de tablet más chica de la compañía, que había sido renovada en 2019 por última vez.