A partir de abril se superaron los niveles de 2019, uno de los peores años para el sector. La industria electrónica lideró el crecimiento.

El nivel de empleo en las industrias radicadas en Tierra del Fuego registró un crecimiento del 22% durante 2020, a pesar de las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia de coronavirus, según se desprende del informe que publica periódicamente la Secretaría de Industria y Promoción Económica y que difundió este jueves el gobierno fueguino.

Las autoridades provinciales precisaron en un comunicado que la mayor actividad industrial implicó la incorporación de 1.917 trabajadores más respecto de 2019.

El secretario de Industria y Promoción Económica de la provincia, Juan Ignacio García, aseguró que existen “varios factores” para explicar el aumento de puestos laborales en plena pandemia.

“Por un lado hay que considerar que estamos comparando cifras respecto de 2019, un año realmente malo para la industria. Por otra parte, en 2020 las empresas tuvieron que afrontar duplicaciones de puestos laborales para reemplazar a la población de riesgo y cumplir con los requerimientos de producción en turnos reducidos”, analizó García en declaraciones difundidas por el gobierno provincial.

Crecimiento desde abril de 2020 y escenario optimista

“El segundo semestre de 2020 comenzó con “una rápida recuperación de la actividad industrial, lo que configura un escenario que permite mirar el futuro con cierto optimismo” repasó García, y agregó: “A partir de ese momento, los indicadores comenzaron a transitar un proceso de crecimiento que se mantuvo hasta el mes de noviembre”

A nivel nacional, según la Secretaría de Industria, abril de 2020 fue el peor mes del año, porque el nivel de empleo -en plena cuarentena estricta- tocó el piso de 7.552 puestos de trabajo.

La electrónica, a la cabeza

El sector que mayor crecimiento mostró el año pasado fue el de la industria electrónica, que alcanzó un pico de 9.949 puestos de trabajo en noviembre, impulsado por la temporada de producción de aires acondicionados que comienza en esa época.

También evidenciaron comportamientos positivos la industria textil y la pesquera, con crecimientos del 8 y 5% respectivamente, señala el informe.

En cuanto a los niveles de producción, a pesar de que se perdieron casi dos meses de trabajo y se mantuvieron fuertes restricciones en la cantidad de personal y en las jornadas laborales, mejoraron los niveles de fabricación de televisores (21%) y línea blanca de electrodomésticos (un 11%).

Por su parte, la producción de teléfonos celulares cayó un 11% y apenas superó los 6,3 millones de equipos en todo el año.

García reconoció que para mantener y mejorar estos indicadores “va a ser muy importante el esfuerzo que hagan las empresas por minimizar el traslado a precios de impuestos internos y recomponer márgenes de rentabilidad de manera progresiva”.

Según el funcionario fueguino, los aumentos de precios no pueden “ahogar” una demanda que “todavía se encuentra en niveles relativamente bajos, como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo que viene sufriendo el salario real. Seguimos necesitando un esfuerzo importante de todos los sectores para poder salir adelante y lograr un crecimiento sostenible del empleo”, concluyó el funcionario.