Los diputados que aprobaron el instrumento legal han pedido revertir la decisión del mandatario en el Parlamento.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, vetó “integralmente” por “contrariedad al interés público e inconstitucionalidad” el proyecto de ley que garantizaba el acceso a internet, con fines educativos, a los alumnos y profesores de educación básica en el contexto de la pandemia.

En un documento del Despacho de la Presidencia publicado por Diario Oficial, el mandatario le explicó al presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, las razones para tal decisión, que fue apoyada por los ministros de Economía y de Educación.

Los parlamentarios que impulsaron la aprobación del instrumento legal llamaron a revertir la medida. Según la Constitución de Brasil, luego de que un proyecto de ley es vetado por el presidente, la decisión debe ser debatida en el Parlamento y solo podrá ser rechazada por el voto de la mayoría absoluta de los diputados y senadores.

¿Cuáles son las razones para el veto?

Según el escrito emitido por Bolsonaro, aunque “se reconozca la buena intención” de la propuesta legislativa de acceso gratuito a internet existe un “obstáculo legal“, debido a que no se presentó una estimación sobre el impacto presupuestario y financiero, lo que violaría la Constitución e incumpliría otras leyes.

En febrero pasado, el Senado aprobó el proyecto donde se establecía que el Gobierno debía transferir 3.500 millones de reales (unos 640 millones de dólares) a los estados y al Distrito Federal para que adoptaran las medidas necesarias como la compra de planes de internet móvil y tabletas para los profesores y estudiantes, recoge Globo. El proyecto ya había tenido el visto bueno de la Cámara de Diputados, en diciembre de 2020.

La población a la que beneficiaría esta propuesta estaba compuesta por los alumnos de las redes públicas de los estados y municipios, cuyas familias estuvieran inscritas en el Catastro Único para Programas Sociales del Gobierno; los estudiantes de las escuelas de las comunidades indígenas y afrodescendientes, y los profesores de Educación Básica en las redes públicas estadales y municipales.

Los diputados piden anular la decisión

Los parlamentarios que participaron en la aprobación del proyecto vetado pidieron unirse y votar en el Congreso para revocar la decisión presidencial.

En su cuenta de Twitter, el diputado Alessandro Morón, del Partido Socialista Brasileño (PSB), catalogó al mandatario como un “enemigo de la educación pública” y llamó a “anular ese sabotaje”.

Por su parte, el parlamentario Zeca Dirceu, miembro de la Comisión de Educación del Congreso, escribió que como “Bolsonaro odia la educación”, había vetado “integralmente la nueva ley”. “Vamos a anular el veto en el Congreso, desde ya pido su ayuda, siempre y cuando la educación se movilice en diálogo con los diputados, tendremos la victoria”, agregó,

En la misma línea, el senador Cid Gomes, del Partido Laborista de Brasil (PDT), dijo en un trino que “mientras que la educación brasileña sufre en la pandemia, Bolsonaro reafirma su compromiso con la ignorancia”. Además, aseguró: “El incapaz quiere incapacitar a todos nuestros niños”.

Opinión similar fue expresada por el diputado del Partido de los Trabajadores Rubens Otoni, quien pidió dejar sin efecto el veto y se preguntó: “¿Cómo que en tiempos de pandemia, con la necesidad de aislamiento social, el estudio a distancia no se da en las condiciones necesarias para alumnos y profesores?”.

En Brasil, una de cada cuatro personas no tiene acceso a internet, lo que significa que 46 millones no cuentan con este servicio, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), recoge Globo.