Un cliente de un banco privado tenía un inconveniente con su tarjeta de crédito y se comunicó por redes sociales. Al parecer, el perfil era falso y lo encaminaron a un engaño que le costó caro.

En las últimas horas se registró una nueva estafa telefónica, popularmente conocida como “cuento del tío”, que tuvo como víctima a un cliente de un banco privado. 

Según la información que trascendió, el hecho comenzó la semana pasada cuando el damnificado tenía problemas con su tarjeta de crédito y se comunicó a través de las redes sociales con un perfil que decía ser el de la entidad financiera con la que operaba. 

Presentado el inconveniente, el cliente brindó su número telefónico y la promesa de que en las horas siguientes se iban a contactar con él. Efectivamente, pasó un rato y recibió un llamado de un teléfono con característica 011, es decir de Buenos Aires. 

Se supo que en la comunicación, se le requirió al cliente sus datos de ingreso (usuario y contraseña) al home banking, lo cual se negó porque le resultó sospechoso. Posteriormente, transcurrieron unas horas y volvió a recibir un llamado con la indicación de que debía concurrir a un cajero automático. 

Fue entonces que el damnificado fue hasta una terminal del centro norte de la ciudad capital y siguió los pasos que le sugirieron por teléfono. Se supo que la secuencia siguió cuando el cliente intentó volver a comunicarse con el citado número y no tuvo respuestas. 

El periplo de la víctima finalizó cuando este jueves se dirigió a un cajero automático y constató que habían sustraído 111 mil pesos de su cuenta bancaria en varias extracciones, entre el 12 de marzo y el 18 de este mes. 

El cliente cayó en cuenta de la estafa y radicó la denuncia en la Seccional 1era, al tiempo que comenzaba los trámites en la entidad bancaria.