Las cámaras de seguridad del Hospital Provincial Manuel Belgrano registraron el trágico y confuso episodio. Los vecinos denuncian que se trató de un caso de gatillo fácil. La versión de la fuerza.

Las cámaras de seguridad del Hospital Provincial Manuel Belgrano registraron el momento en el que se dio la tragedia en San Martín.
El partido bonaerense de General San Martín se encuentra aún en shock luego del violento episodio que se dio este domingo por la madrugada. En la entrada del Hospital Provincial Manuel Belgrano, ubicado en Avenida de los Constituyentes 3120, se dio un enfrentamiento entre la Policía y distintas personas. En medio de una violenta situación con versiones contrapuestas sobre el origen del conflicto, un efectivo se enfrentó con Luis José González y lo mató a balazos.

En las imágenes que difundió TN en las últimas horas, registradas por las cámaras de seguridad de la zona, se puede ver cómo uno de los policías, vestido de civil, le dispara al hombre. Además, se observa cómo, entre varios efectivos, lo arrastran gravemente herido al centro de salud, donde falleció horas más tarde. Posterior a esto, se visualiza la respuesta de los vecinos, que empezaron a tirar piedras contra los oficiales previo al tiroteo que se difundió en las redes sociales.

Esta confusa secuencia comenzó el sábado por la noche, cuando un herido de bala llegó en un auto al hospital junto a un acompañante. A partir de ahí, hay varias conjeturas en torno al trágico desenlace. Desde las fuerzas de seguridad, aseguraron que una persona quiso robar este vehículo, estacionado en Constituyentes sin seguro, luego fue reducido y salieron algunos vecinos de Villa Melo a intentar impedir la detención. En ese momento, se desató un enfrentamiento y uno de los policías mató a Luis.

En este sentido, la carátula oficial habla de “resistencia a la autoridad, lesiones y homicidio”. En ella se detalla que “un efectivo se percata de una tentativa de ilícito en la vía pública por parte de un NN masculino con un arma blanca”. Ahí, procede a interceder y es herido por este hombre en el brazo y las piernas, “por lo que éste, a fin de preservar su vida, extrae su arma y efectúa disparos”, describe.

Sin embargo, Julia, esposa de la víctima, y un vecino del lugar revelaron otra hipótesis, la del “gatillo fácil”. “Yo estaba en el kiosco, donde trabajo. Escuché ruidos de golpes y vi que estaban rompiendo un auto. Varios jóvenes salieron corriendo del hospital para enfrentar a esta persona. Un rato después llegaron efectivos de civil, lo redujeron y lo golpearon. Ahí se acercó un grupo para pedirles que no abusen”, afirmó la mujer a TN.


Hasta ahí, las versiones podrían coincidir. Sin embargo, a partir de este punto se generan ramificaciones en cuanto a los hechos en ambos relatos. “Uno de los canas empezó a incitar, a decir que él es el dueño de la calle y que se vayan porque los iban a matar. Todo el mundo salió corriendo porque tenía un arma. Luego llegó un móvil y se llevó detenido al chico. Yo le pedí a mi marido que no se involucre. “No vayas”, le dije”, continuó el relato.

“Esa fue la última vez que lo vi con vida. Volví al kiosco y escuché los disparos. Ahí me doy vuelta y viene un muchacho y me dice: “Lo mataron a Luis, lo vi todo”. Me agarraban y yo no reaccionaba, hasta que llegó mi hija llorando y me dijo: ‘Le dispararon a papá’”, dijo entre lágrimas, mientras sostenía que él no tenía ningún cuchillo, por lo que no pudo haberle provocado heridas a los oficiales, tal como se afirma en el parte policial.

Por último, detalló el contexto en el que se habrían dado los disparos que se pudieron ver en las distintas imágenes registradas. Las mismas fueron filmadas por la cámara de celular de un testigo. “La Policía empezó a reprimir y a disparar para todos lados. Él quería salir, estaba enojado por lo del papá, pero lo empujé para adentro. Los vecinos empezaron a tirar palos, piedras. Los mismos efectivos lo levantaron a mi marido, lo arrastraron y lo llevaron al hospital”, concluyó.

La palabra de Julia se suma a las recientes declaraciones de algunos vecinos del barrio, que sostuvieron esta versión. “No sé qué discusión hubo. Se llevaron a uno detenido, y uno de los pibes se cruzó y le dijo que lo deje libre, que no había hecho nada. El ‘rati’, tan cobarde, lo corrió. Dicen que tenía un cuchillo y era mentira. Ahí le metió cinco tiros. Era un laburante, no un delincuente”, contó un hombre.

Por el momento, ninguna de las dos presuposiciones están confirmadas por la Justicia, que está llevando a cabo las pesquisas para determinar qué sucedió en una General San Martín conmocionada. Mientras tanto, vecinos de la zona realizan este domingo por la mañana una manifestación en los alrededores al Hospital Provincial Manuel Belgrano en pedido de que se esclarezca este hecho.