Cristian Sebastián Toro, conocido por los tucumanos como el “Chico ametralladora”, fue detenido con un arma de guerra, pero será liberado porque la fiscalía decidió no acusarlo.

Se ganó su apodo después de que en medio de un tiroteo quedara filmado por las cámaras de seguridad.


En las últimas horas fue detenido llevando un arma de guerra, proyectiles especiales y 9.000 pesos, pero sorpresivamente auxiliar fiscal María José Agüero no pidió su prisión preventiva.

Toro, quien tiene 26 años, fue arrestado cuando manejaba un auto Peugeot 208 por la avenida Eva Perón al 1300, en San Miguel de Tucumán, y podrá recuperar su libertad si paga 50.000 pesos de fianza.


El joven es miembro del clan Toro, al que se le atribuye el manejo de la droga en varios barrios de la periferia de la capital tucumana.

La Policía encontró en poder del detenido un arma de fuego marca Uzi, modelo Eagle, calibre 9mm parabelium con once municiones, una de ellas lista para disparar.