Agenda cargada para la primera semana de Jorge Lagna como flamante ministro de Seguridad. Para este lunes tenía prevista en su agenda como actividad inicial un encuentro con la cúpula de la policía provincial.

Durante la jornada conversaría con Emilse Chimenti y Ariel Zancocchia, jefe y sub jefe de la institución. Lo propio haría – de ser posible, antes del viernes – con los jefes de las restantes unidades regionales. Según pudo saber este diario, no habría cambios en la conducción de las fuerzas, al menos en el corto plazo.

Para este martes, Lagna ya pactó también una audiencia con Pablo Javkin, intendente de Rosario, la ciudad con el diagnóstico más preocupante en materia de violencia e inseguridad. Será una reunión de trabajo, incluso con los funcionarios del gabinete municipal, con la finalidad de reflotar la mesa de seguridad local. Idéntico propósito tiene Lagna para la semana que viene con el intendente de la ciudad de Santa Fe, Emilio Jaton.

A mediados de semana, el ministro se reunirá también con el Arzobispo de Rosario, Monseñor Eduardo Martín. La Iglesia acaba de formular, precisamente en esa ciudad, un llamado de atención sobre la situación social “dramática” que atraviesa dicho distrito.

Líneas

Lagna anticipó a poco de haber asumido que incorporará nuevos funcionarios a su gabinete, aunque hasta aquí no han trascendido los nombres de quienes se sumarían. Y pese a ello, se mantendría buena parte del equipo que trabajó junto a Marcelo Saín, como el secretario de Seguridad, Germán Montenegro.

Lagna prometió también un perfil “dialoguista”, y no sólo con el espectro político sino con todos los actores de la sociedad. “Iré todas las veces que sea necesario a la Legislatura”, planteó, en contraposición con la turbulenta relación que mantuvo su antecesor con legisladores, sobretodo de la oposición. Asimismo, planteó como aspiración poder aumentar la presencia preventiva en las calles, para que el “70 por ciento de los efectivos” estén en tareas operativas.

“Vamos a profundizar los programas en materia de seguridad”, dijo Lagna. “Cada persona tiene su impronta; tantos años en la política me han otorgado una capacidad de diálogo que quizá no tenía cuando empecé – dijo Lagna-. He recibido llamados de distintos sectores de la oposición”, se jactó de destacar el ministro a minutos de haber asumido. “El peor error que se puede cometer por estos días es partidizar la seguridad”, planteó.

Según pudo saber este diario, es intención del ministro permanecer una semana completa en cada una de las principales ciudades; la actual lo hará en Rosario en tanto que la próxima lo haría en esta capital. Se alternará la agenda con visitas a otras localidades de la provincia.