La sentencia fue impuesta por unanimidad por el tribunal de un juicio oral y público que finalizó hoy en los tribunales de la ciudad de Santa Fe. El condenado es Daniel Eduardo Vasilosky de 44 años. Los fiscales Omar De Pedro y Andrés Marchi representaron al MPA en el debate.

Un hombre de 44 años identificado como Daniel Eduardo Vasilosky fue condenado a 25 años de prisión como autor de los homicidios de Benito Sosa y Estela Ríos, cometido en 2017 en una zona de islas en jurisdicción de Arroyo Leyes (departamento La Capital)

La sentencia fue resuelta por unanimidad en el marco de un juicio oral y público que finalizó esta mañana en los tribunales de la ciudad de Santa Fe. El tribunal que dispuso la condena estuvo integrado por los jueces Sergio Carraro, Luis Octavio Silva y José Luis García Troiano.

Los fiscales que representaron al MPA en el debate fueron Omar De Pedro y Andrés Marchi, quienes manifestaron su conformidad con la decisión del tribunal. De todos modos, indicaron que aguardarán los fundamentos de los magistrados para analizar “el motivo por el cual resolvieron condenar a Vasilosky y darle 25 años de prisión”.

“Había muchísimos elementos que trajimos al juicio y que, concatenados, no dejan margen de duda”, sostuvo De Pedro luego de conocer la decisión de los jueces. “Una sentencia condenatoria requiere certeza, y los jueces entendieron que había certezas al respecto”, agregó.

De Pedro destacó que “la pena que se dio a conocer hoy es un hito, porque no hay otros casos así” y agregó que “también para la Fiscalía es importante porque nos demuestra que podemos llegar a probar un homicidio a pesar de que no estén los cuerpos de las víctimas. De esta manera, evitamos la impunidad de alguien que fue lo suficientemente eficiente en ocultar los cadáveres las víctimas”.

El hecho

“Los homicidios fueron cometidos el martes 19 de diciembre de 2017 por la mañana en la zona del paraje ‘El Crespín’, a la altura del kilómetro 21 de la ruta provincial número 1”, explicaron los fiscales. En tal sentido, los funcionarios del MPA precisaron que “el matrimonio, conocido en la zona desde hacía varios años, eran vecinos de Vasilosky”.

“Sosa y Ríos salieron a pescar cerca de las 8 de la mañana”, recordaron. “A las 8:21 el condenado recibió una llamada telefónica desde el celular de Sosa. Luego, el matrimonio se dirigió al paraje en el que estaba Vasilovski, de donde no salieron con vida”, añadieron.

“Después de cometer los homicidios, el acusado arrojó los cuerpos de las víctimas al río y aprovechó sus conocimientos como baqueano de la zona para asegurarse de que no fueran hallados”, explicaron De Pedro y Marchi.