Un hombre fue condenado a la pena de 13 años de prisión por abusar sexualmente de una niña de 5 años en la ciudad de Monterrico cuando ingresó a robar a su casa en septiembre de 2017.

El acusado, cuyas iniciales de identificación son S.A.R., fue condenado por el Tribunal en lo Criminal 1 de Jujuy por resultar autor material del delito de “robo en poblado y en banda seguido de abuso sexual con penetración en concurso real” en perjuicio de una niña.

De acuerdo con la requisitoria fiscal de elevación a juicio de la causa, el 10 de septiembre de 2017, poco después de las 5 de la mañana, el acusado habría ingresado junto a dos hombres a una vivienda ubicada en el interior de una finca en la localidad jujeña de Monterrico, a 37 kilómetros de la capital provincial.

Allí, ante la ausencia del denunciante y su esposa, que habían salido transitoriamente de la casa, el acusado junto con las personas que lo acompañaban se llevaron la suma de $ 5.800 del interior de la vivienda y un reproductor de DVD, dejando este objeto escondido entre los adobes a un costado del inmueble.

En el domicilio se encontraban una niña de 5 años y un niño de 2, hijos de la pareja, y ante la situación de vulnerabilidad de los menores, abusó sexualmente de la niña, en presencia de su hermano menor.

El acusado fue sorprendido por la llegada del padre de los menores a la vivienda, mientras que otros dos hombres lograron darse a la fuga.

El tribunal del debate estuvo integrado las juezas Felicia Ester Barrios -presidenta de trámite-, María Alejandra Tolaba, y el magistrado Luciano Yapura; mientras que la secretaría estuvo a cargo de Mariana Córdoba Etchart.

En representación del Ministerio Público de la Acusación se desempeñó Sergio Marcelo Cuellar, quien solicitó la pena de 17 años de prisión y la defensa técnica del acusado fue ejercida por la Defensora Oficial, Natalia López, quien requirió la absolución del acusado.

Los fundamentos del fallo serán dados a conocer dentro del plazo establecido por el Código Procesal Penal de la provincia, a partir de lo cual las partes podrán recurrir ante una instancia superior al Tribunal de juicio.

También a 13 años de prisión fue condenado un hombre el pasado 18 de enero último por la jueza María Victoria Montoya, de la Sala II del Tribunal del Juicio de Salta, por el abuso sexual agravado en perjuicio de su hija menor de edad aunque cumplirá en su domicilio, por su estado de salud. El hombre fue denunciado por una de sus hijas mayores, luego de que salieran a la luz los abusos a los cuales había sometido a la niña, desde que tenía 7 años, hasta que cumplió los 14.

La denunciante fue citada por la directora de la escuela a la cual concurría su hermana menor porque la habían encontrado llorando dentro del establecimiento. Cuando le consultaron a qué se debía, contó que su padre abusaba de ella desde pequeña.

Destacó que las agresiones sexuales se incrementaron luego de que su madre se separó del acusado, de 67 años, y ella y sus hermanas quedaron viviendo solas con él. Manifestó que no había contado antes lo sucedido porque su padre le advertía que si lo acusaba él podía ir preso y no tendrían a quien recurrir.

La jueza le prohibió al condenado cualquier tipo de contacto con la menor víctima, tanto físico como por medios electrónicos. Además, quedó privado de su responsabilidad parental respecto de la menor y se comunicó la decisión al Registro Civil de la Personas.

Para la magistrada, es “autor material y penalmente responsable de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el vínculo, la guarda y la convivencia preexistente con una menor de edad, continuado; y abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo, la guarda y la convivencia preexistente, también continuado”.

Todo esto en concurso ideal con el delito de “corrupción de menores agravada por el vínculo, la guarda y la convivencia preexistente, todo ello en concurso real”.

Finalmente, se ordenó la extracción de material genético del condenado por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos