El joven, de unos 20 años, murió el domingo en Florida, Estados Unidos, luego de saltar con un paracaídas desde el piso 14 de un hotel, en un intento fallido de practicar lo que se conoce como salto base.

A diferencia del paracaidismo tradicional, en el que la persona suele saltar desde un avión, el salto base consiste en saltar desde una superficie fija a una altura menor.

El término “base” corresponde a un acrónimo de las cuatro categorías desde las que las personas pueden saltar: edificio (building en inglés), antenas, puentes (en inglés utilizan el término spam, que es la distancia entre dos puntos fijos) o un pico alto en la tierra (earth).



La víctima saltó desde el balcón del piso 14 del hotel Sunrise Beach Resort en Panama City, al noroeste del estado de Florida.

El hotel es uno de los que se encuentra sobre la avenida costera Front Beach, donde se suelen practicar este tipo de actividades pese a que no necesariamente son legales en el estado.

 

Si bien se confirmó que el hombre llevaba un paracaídas, testigos que se encontraban en el área en la noche del domingo relataron que este no se abrió a tiempo. 

Aún no se ha confirmado la identidad de la persona ni si se trata de un turista o de un residente de la zona, y desde el hotel tampoco aclararon si la víctima era un huésped o si simplemente pidió acceco a uno de sus balcones. 

El hotel podría tener responsabilidad legal por el hecho si se confirmara que le otorgó permiso al hombre de saltar desde el balcón, ya que en el estado de Florida no se autorizan este tipo de saltos desde edificios a menos que que se tenga un permiso especial. 

Según informó la prensa local, todo parecería indicar que el hombre se encontraba solo al momento del salto, puesto que no se ha visto a las autoridades dialogar con familiares o allegados. 

Un caso similar

A comienzos de marzo, el paracaidista ruso Dimitri Didenko falleció después de que su paracaídas no abriera de la manera correcta durante una competencia de salto base en Jurien Bay, al oeste de Australia.

Los organizadores del evento y hasta varias personas que competían contra él trataron de salvarlo, pero sus esfuerzos fueron en vano.