El exministro de Justicia japonés Katsuyuki Kawai ha admitido ante un tribunal que pagó sobornos a políticos locales y simpatizantes durante la campaña de su mujer, Anri Kawai, para que sea elegida como miembro de la Cámara de Consejeros, la Cámara Alta del Parlamento nipón.

Kawai renunció a finales de octubre de 2019 tras salir a la luz el escándalo y en junio fue detenido junto a su esposa. Está acusado de violar la legislación electoral por los supuestos sobornos pagados en favor de la campaña de su mujer en la prefectura de Hiroshima, para la que Anri Kawai fue elegida hace casi dos años.

FOTO DE ARCHIVO: La legisladora de la cámara alta de Japón Anri Kawai, esposa del ex ministro de Justicia japonés Katsuyuki Kawai, rodeada de reporteros después de una sesión plenaria de la cámara alta en Tokio, Japón, el 17 de junio de 2020, en esta foto tomada por Kyodo el 17 de junio. 2020. Crédito obligatorio Kyodo / vía REUTERS

El exprimer ministro ha estado detenido en el Centro de Detención de Tokio desde que fue arrestado con su esposa en junio del año pasado.

Ambos inicialmente fueron juzgados juntos y se declararon inocentes, pero sus casos se separaron en septiembre después de que el exministro de Justicia destituyera a su equipo de defensa, lo que provocó la suspensión de sus procedimientos judiciales.

“No puedo negar que deseaba que Anri fuese elegida”, reconoció el exministro, que en un cambio de postura ha confirmado este martes ante el juez que asumirá las responsabilidades. Asimismo, afirmó que renunciará al escaño que aún ostentaba en la Cámara de Representantes (Cámara Baja).

FOTO DE ARCHIVO: El ex ministro de Justicia de Japón Katsuyuki Kawai en una conferencia de prensa en la residencia oficial del primer ministro Shinzo Abe en Tokio, Japón, el 11 de septiembre de 2019. REUTERS / Issei Kato

De acuerdo a los investigadores, este antiguo aliado del ex primer ministro Shinzo Abe ofrecía entre 50.000 y 100.000 yenes (entre 459 y 919 dólares) a dirigentes locales y a potenciales apoyos para asegurarse que respaldarían a su esposa. La imputación da cuenta de la entrega de unos 29 millones de yenes (266.000 dólares) a al menos un centenar de personas.

El exministro, sin embargo, negó que conspirase con su mujer, a pesar de que esta ya fue condenada en enero pasado y sentenciada a 16 meses de cárcel, en un fallo que en principio quedará en suspenso durante cinco años. Anri Kawai abandonó en febrero su escaño en el Parlamento.